miércoles, 24 de octubre de 2012

La dificultad de abstraerse

Qué difícil resulta a veces abstraerse de los demás. Supongo que eso va en la persona y que a mucha gente le resultará muy sencillo, pero a mí en ocasiones me es complicado.

Es inevitable que los otros nos influyan de una forma u otra. Vivir en sociedad es lo que tiene, nos relacionamos con otras personas queramos o no. Pero muchas veces escuchamos mucho más a estos que a nosotros mismos, dejamos nuestras prioridades por las de los demás, confundiéndonos así el camino. Muchas veces en la vida estamos confusos y pedimos opinión a amigos o conocidos, otras personas que quizás puedan estar mucho más perdidas que nosotros. Y esos consejos, por el hecho de venir de fuera, puede que los tomemos en mayor consideración que los nuestros propios. Y todo porque no sabemos escucharnos a nosotros mismos.

Tenemos la capacidad de pensar y valorar las cosas. Podemos parar un momento para que se haga el silencio, y mirar en nuestro interior qué es lo que queremos. Somos independientes. Los demás tienen una expectativa sobre nosotros y muchas veces el querer cumplirla nos trastoca planes propios. Lo hacemos por satisfacer a los demás, pero no nos satisfacemos a nosotros mismos.

En un ejercicio de valor debemos imponer nuestras prioridades a los de los demás, porque cumplir las ajenas nos puede hacer daño, y a los demás tampoco le hacemos tanto favor como el que nos hacemos a nosotros mismos cuando nos escuchamos. Es nuestro derecho y debemos ejercerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…