jueves, 18 de octubre de 2012

Tarde de mocos, tarde de cine

Ayer por la tarde estaba hecho un cromo. Aguanté en el trabajo como buena mente pude, pero a mitad de tarde decidí que no iba a ir al gimnasio. Se supone que con el ejercicio físico disminuyen las defensas, y eso es lo último que necesitaba. Así que cogí dos películas en la biblioteca, me apoltroné en el sofá y estuve 5 horas viéndolas, aunque de la segunda me faltó un rato y no pude acabarla.

Las dos prometían: Million Dollar Baby y El Padrino. No había visto ninguna de las dos, y para matar dos pájaros de un tiro me las puse en versión original con los subtitulos en castellano. De esa forma hago oído y practico un poco de inglés.

La primera es otra obra genial de Clint Eastwood como director. Todas las que he visto de su autoría me han encantado. La pena fue que me la destrozó una amiga, que me dijo: 'Ah, sí!! Esa en la que...', y me contó el final. A pesar de saber como iba a terminar disfruté mucho de ella. Recomendable.

La segunda es un clásico. Todo el mundo que la ha visto me ha dicho que merecía la pena, que era un peliculón. Aparecen Al Pacino y Marlon Brando. El primero con una cara de crío que no puede con ella, el segundo dando sus últimos coletazos. A veces ves a actores de mayores y te preguntas como han podido llegar a ser sex symbols. Pero claro, no todo lo hace una cara bonita, también es la personalidad y el carisma de los personajes que interpreta. Al principio me pareció un poco lenta, pero conforme avanza la película la trama se va volviendo más interesante. Terminas por coger cariño a ciertos personajes. Me falta acabar de verla, pero por el momento no me ha defraudado, y puedo llegar a entender por qué para alguien es su película preferida.

2 comentarios:

  1. Es alucinante cómo se puede llegar a disfrutar de una buena peli, en mi caso, Million Dollar Baby me parece un peliculón. Destacaría el carisma de los actores, Clint como mentor de la protagonista, anclado en un pasado que intenta subsanar a través de su papel de entrenador. Por otro lado, la prota, mujer infatigable, luchadora hasta la extenuación pero al mismo tiempo débil de sentimientos. Eso es lo grande del cine, el nivel de empatía que logras con los actores. Con esta peli, lo supero con creces!!
    J.I

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, Hilary Swank lo borda. Es un ejemplo de como actuar cuando realmente queremos algo. Es difícil luchar así por algo, pero es mucho más difícil saber por lo que quieres luchar, y sobre todo con la edad que tenía ella, que casualmente, es la tuya J.I.!!

      Eliminar

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…