miércoles, 14 de noviembre de 2012

Nuestro ombligo

Hoy estamos de huelga en España, una huelga contra los recortes que el gobierno propone y ejecuta, contra aquellos que se enriquecen a costa de todos nosotros. Sin embargo, yo no he hecho huelga. Y no he hecho porque ya hice la última vez, perteneciendo al 3% de las personas de mi empresa que sí fueron. De poco sirvió hacerla. De poco o de nada.

Hoy no iba a ser otra vez parte de ese porcentaje. Y no iba a serlo porque estoy cansado de esos que se quejan de todo, que dicen que hay que actuar, pero a la hora de la verdad son incapaces de perder un mínimo porcentaje de su sueldo para movilizarse. Necesitan ese dinero para comprarse cosas. Así que pensé que era mejor no ser de los tontos, de los que intentan algo, pierden dinero y arriesgan su trabajo por las libertades de los demás. Que si los demás no arriesgan, no lo voy a hacer yo. Que no merece la pena el riesgo por sacrificarse por los parados, por los que lo pasan mal en este país como consecuencia de la crisis.

Por esta razón tan cobarde les doy un cheque en blanco a los de arriba. A los que recortan y ven como pueden seguir haciéndolo porque solo una minoría protesta. Pueden seguir tensando la cuerda, todavía queda mucho para romperla. Cuando eso pase, que ojalá no ocurra, pero si pasa, entonces tendremos que salir todos a la calle por obligación. Hoy salen los que no tienen trabajo, los que temen por su vivienda y los que tienen lo justo para comer. Cuando eso nos pase a todos, entonces y sólo entonces saldremos todos a la calle a protestar. De momento no somos solidarios con los que sí lo están pasando mal. Sigamos mirándonos al ombligo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…