lunes, 17 de diciembre de 2012

El cuerpo se parece a un dios

Los Dioses son seres superiores capaces de darnos la vida y quitárnosla. Son seres a los que hay que darles ofrendas para que se porten bien con nosotros, para que sean bondadosos con nosotros y las cosas nos vayan de forma favorable.

Eso es lo que sabemos de muchos de los Dioses que tenemos en las diferentes culturas. Eso y que no tenemos forma alguna de demostrar su existencia. Así que no tenemos la certeza de que los que los adoran estén en lo cierto, sabemos que lo hacen como acto de fe. 

Pero nuestro cuerpo sí es algo tangible, algo que sabemos que existe. Vivimos en él y somos esclavos suyos, como con el peor de los Dioses. Si no le ofrecemos alimento morimos, si no lo cuidamos enfermamos, si no lo dejamos descansar se resiente. Sin embargo, si lo cuidamos bien nos ofrece situaciones de bienestar, tanto mentalmente como físicamente. A ciencia cierta es nuestro único Dios en el planeta tierra. Podemos tratarlo mal, pero las consecuencias son evidentes. Cuando deseamos algo, nuestro cuerpo es capaz de, con un simple dolor, hacernos desviar nuestros deseos a otros por unos de un nivel más básico. Si deseamos un coche, por ejemplo, si no podemos orinar durante un largo periodo, nuestro cuerpo consigue que dejemos de desear ese coche, para ponernos a desear fervientemente hacer nuestras necesidades. Es nuestro Dios y dependemos de él. Podemos dominarlo, pero solo durante espacios cortos de tiempo. La sartén por el mango siempre la tiene él.

Este pensamiento me ha venido con la lectura de 'Así habló Zaratustra', un clásico libro de Nietzsche. Este filósofo alemán escribió muchas de las ideas que quedan plasmadas en el libro y película "El club de la lucha". Concrétamente tras la lectura del capítulo 'De los despreciadores del cuerpo'.

Hay más razón en tu cuerpo que en tu mejor sabiduría.

imagen: europaprima.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…