lunes, 24 de diciembre de 2012

Kaizen, el método para conseguir tus objetivos

Hoy empieza la Navidad y se acerca peligrosamente el nuevo año, con todos los nuevos propósitos acechando a la vuelta de la esquina. Incomprensiblemente necesitamos una excusa como la llegada de un nuevo año para trazarnos metas ambiciosas que nos hagan mejorar, en lugar de intentar mejorar siempre. Y de eso trata el Kaizen, de la mejora constante.

Los orígenes de la palabra y filosofía vienen de Japón, en los años 50 cuando los recursos escaseaban y el país atravesaba una de las peores crisis económicas que se recuerdan. "Kai" significa cambio, y "Zen" bueno. Se empezó a implantar en muchas de las empresas japonesas esta forma de trabajar y el resultado fue que en diez años los japoneses volvieron a ser una potencia económica mundial. Todavía muchas empresas utilizan esta filosofía, y no solamente las niponas: su fama se extendió y se implantó en muchísimas empresas extranjeras.

El Kaizen pretende hacer un cambio en la forma de trabajar para conseguir los objetivos. No pretende conseguirlos al instante, juega a través del tiempo y la paciencia. Pretende la mejora constante, un poco mejor cada día, un poco mejor cada vez. Cuando algo se hace una milésima parte mejor cada vez, cuando lo has hecho mil veces lo has hecho mil veces mejor. Parece de perogrullo, pero muchas veces nos olvidamos de las cosas más sencillas y es necesario recordarlo. Y es muy fácil hacer las cosas un poquito mejor cada vez, hasta que llegado un punto una mejora de una milésima parte es muy difícil. Llegados a ese punto sabemos que hemos sido constantes, que hemos dado un paso pequeño cada día, pero que hemos recorrido una gran distancia.

Parece fácil, ¿verdad? Pues no lo es. La constancia es algo complicado, solo al alcance de los que realmente desean cumplir con sus objetivos. Si no lo has conseguido es que en tu fuero interno no lo deseabas tanto. Y es que la complacencia es el enemigo número uno del Kaizen. Un buen truco es no agobiarse por los resultados. Los resultados llegan con el tiempo y con paciencia. De nada sirve esforzarse al máximo para conseguir lo que quieres en un solo día, guarda ese esfuerzo para cuando aparezca la pereza y no lo hagas todo de golpe hoy.

Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy

El Kaizen se basa en 5 conceptos, denominados las 5 eses, ya que las palabras japonesas que los denominan empiezan por esta letra:

  1. Deshechar lo que no necesitamos
  2. Las cosas a su debido tiempo y lugar
  3. Prevenir la suciedad y el desorden
  4. Organizarse bien
  5. Crear hábitos en los 4 puntos anteriores

Esta claro que no somos empresas, pero podemos beneficiarnos del Kaizen igualmente y aplicarlo para conseguir nuestros objetivos. En muchos de nuestros casos es en nuestra mente donde debemos aplicarlos para pensar de forma productiva y positiva. Deshechar pensamientos no producentes principalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…