miércoles, 30 de enero de 2013

Visita a Muel y Belchite

Parque de Muel
Este lunes me acerque a los pueblos de Muel y Belchite aprovechando el día de fiesta que me dieron. Tenia varias alternativas pero por Internet destacaban el parque de la primera localidad y el pueblo viejo de la segunda. 

Iglesia de Muel
Resulta increíble que a pocos minutos de Zaragoza encontremos parajes curiosos y poco conocidos como el parque de Muel. Sin ser nada del otro mundo guarda el encanto especial de esas cosas pequeñas y bien cuidadas. La cascada que anunciaban las fotos de la red brillaba por su ausencia, pero un pequeño rio recorría el parque hasta dar a una especie de estanque que descansaba a los pies de una iglesia. Desde lo alto, en donde estaba dicha construcción, se podían apreciar unas bonitas vistas del pequeño parque y de parte del pueblo. Continuando el camino llegamos a una señal de un palacio, de la que apenas quedan unos pedruscos. Desde ese punto también encontramos unas panorámicas aéreas dignas de fotografiar. En cualquier caso es un bonito lugar para ir sin demasiadas expectativas. Sin conocerlo sorprende, pero si vas esperando algo genial puede defraudar. Es un lugar muy curioso y recomendable.

Vista desde arriba del parque de Muel
Después nos acercamos a Fuendetodos con la mala suerte ya conocida de que la casa natal de Goya cierra los lunes. Sin eso Fuendetodos queda como un pueblo mas, sin mucho mas que destacar excepto sus productos gastronómicos que no llegamos a comprar, pero de los que hablan maravillas. Dejando atrás los vestigios que la guerra civil dejo cerca de ese pueblo nos aproximamos a Belchite.




Ventanas en Belchite
Iglesia derruida en Belchite

Belchite es ya otra cosa. Bastante famoso por su pueblo viejo, ha recibido en mas de una ocasión a buscadores de psicofonias tan ilustres como Iker Jimenez. Y es que esta poblacion, a apenas 45 minutos de Zaragoza, conserva un pueblo destruido por la guerra civil, tal y como se quedo, sin restauracion ninguna. Se comenta que se pueden grabar sonidos de la guerra que todavia perduran, los gritos de la gente, los sonidos de los disparos y las bombas que lo arrasaron. Su aspecto fantasmagorico cobra mayor magnitud cuando anochece, dando un respeto inusual.

A veces miramos al horizonte cuando lo que buscamos esta en el suelo. Zaragoza guarda recovecos bonitos, curiosos y con poca fama. A veces buscamos fuera lo que tenemos dentro.

Perfil de Belchite viejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…