jueves, 28 de febrero de 2013

Si das... "Give a Little Love"


Sé que mi muerte no está por llegar

Todavía corre aire por mis pulmones
Todavía está sonando mi melodía final.
Todo esto es breve, sí, pero todo es bueno.
Y mi amor es mi forma de ser y he compartido lo que podía
pero si tú das un poco de amor, te querrás un poco más a ti mismo
Este video es genial. Lo de arriba es la traducción de cómo empieza la canción (hecha por mí, así que acepto correcciones). Es difícil hacer un buen videoclip, en la gran mayoría de los que se hacen poco tiene que ver lo que dice la canción con lo que se representa en imágenes, pero no es el caso de este "Give a Little Love" de Noah and the Whale. Este grupo inglés sacó esta canción en 2011, pero hasta hoy no la conocía, ni tampoco el videoclip. Merece la pena que lo veáis hasta el final, porque tiene un mensaje precioso.

miércoles, 27 de febrero de 2013

El consumo excesivo: 'Samsara'


SAMSARA food sequence from Baraka & Samsara on Vimeo.

Consumo excesivo significa un nivel de consumo situado por encima de los requerimientos normales o el consumo promedio. Imagen de la película Samsara. Samsara es una palabra tibetana que significa rueda de la vida, un concepto a la vez íntimo y vasto, que define el alma de todos.
Excelente fragmento de 'Samsara', un documental visual en el que no hay ni diálogos ni subtítulos, simplemente tenemos que dedicarnos a observar. Fue grabado en 25 países distintos y se tardó unos 5 años en completarlo. Nos lleva por granjas, explotaciones industriales y zonas de desastres naturales entre otras, dejando que lleguemos a nuestras propias conclusiones. En este fragmento podemos observar como los países desarrollados estamos sobrealimentados, y como volvemos la cara a la auténtica realidad que hay detrás de todo proceso productivo de comida que esté industrializado.

El trailer completo del documental es el siguiente:




martes, 26 de febrero de 2013

La simplificación es la clave

Reconozco que a veces me resulta tremendamente complicado concentrarme. Tareas que podría desarrollar en minutos se convierten en horas por no estar totalmente involucrado en lo que estoy haciendo. Las distracciones vienen siempre desde fuera: Whatsapp, Facebook, teléfono, Google chat... y realmente la culpa es toda mía. En ocasiones me da por pensar en todo lo que podría hacer sin estas distracciones, completamente volcado en lo que estoy haciendo. Las tareas no se extenderían tanto y la productividad aumentaría de forma exponencial. 

No somos ordenadores, los ordenadores de un sólo procesador solamente pueden hacer una cosa cada vez, aunque parezca que hacen muchas. Lo hacen tan rápido que da esa sensación, pero en realidad dedican un periodo de tiempo determinado con cada tarea, alternándolas hasta que las terminan. Pero los procesadores las retoman tal y como las dejaron, mientras que a nosotros nos cuesta más ponernos al día con lo que estábamos haciendo, con la consiguiente pérdida de tiempo.

Una mente mal educada tiende a distraerse si eso es lo que ocurre habitualmente, por lo que entrar en una dinámica productiva es más difícil. Cómo si de un niño se tratase le pongo tramos pequeños de tiempo intentando educarla. Ahora 30 minutos haciendo esto, sin móvil (o sin datos) y sin ordenador (o sin Internet), sólo te puedes dedicar a esa tarea. Cuando la termines dispones de 5 minutos de asueto, en los que puedes entretenerte con lo que te apetezca: enciende el móvil, abre el navegador... Y así, poco a poco y de forma lenta se va adiestrando la mente.

En la simplificación está la clave. Parece absurdo, pero es como hacer abdominales. Antes me proponía hacer tandas de 40 abdominales, ahora no cuento hasta 40. Cuento hasta 5, pero lo hago 8 veces. En realidad es lo mismo, pero el simplificarlo me ayuda. La meta está más cerca cuando el objetivo es más pequeño, y parece que la mente hace que todo cambie. Los mensajes que te manda no son de que te queda mucho para completarlo, sino que te queda poco para el siguiente hito, y cuando este lo completas te das cuenta de que podrías ir un poquito más allá para completar otro hito.

Me recuerda a Forrest Gump cuando salió a correr. Decidió salir a correr hasta el final de la calle, después hasta el final del pueblo, después hasta el final del condado... y así se consiguen los grandes objetivos:



Forrest Gump - Running across America - Corriendo a través de EEUU (Sub. ES) from Rafael López on Vimeo.

Aquel día, sin ninguna razón en particular, decidí salir a correr. Corrí hasta el final del camino, y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el final del pueblo. Y cuando llegue allí, pensé que tal vez podía cruzar todo el condado de Greenbow. Y después pensé que ya que había llegado hasta aquí, también podía cruzar el gran estado de Alabama. Y eso fue lo que hice. Cruzar todo el estado de Alabama. Y sin ningún motivo seguí corriendo. Y llegué hasta el océano. Y cuando llegué, pensé que ya que había llegado hasta aquí, podía dar la vuelta, y seguir corriendo. Y cuando llegué hasta otro océano, pensé que ya que había llegado hasta aquí, podía dar la vuelta, y seguir corriendo. Cuando tenía sueño, dormía. Cuando tenia hambre, comía. Cuando tenía que ir... ya sabe, iba.

lunes, 25 de febrero de 2013

El empuje de la niebla

"Volvíamos a casa. Habíamos pasado el día por los pueblos de la región, viendo las típicas cosas que siempre pasan desapercibidas para la mayoría, pero que hacen que cada población tenga un encanto especial. El tiempo nos había regalado una jornada soleada y agradable, pero en un par de horas empezaría a anochecer y era el momento de partir.
Aunque íbamos con mi coche, era Amanda la que conducía. Yo ya lo había hecho a la ida y así lo habíamos acordado desde el principio. Salimos del último pueblo visitado, uno de los más bonitos de la ruta. Uno de sus principales encantos era que estaba en lo alto de una colina solitaria, algo inusual para esos yermos parajes, siempre tan uniformes, asemejándose un poco al desierto. Cuando empezamos el descenso de la colina percibimos que a lo lejos una especie de niebla bajaba del cielo a la tierra. Era como una nube enorme que se comía el aire de abajo. Su color oscuro y su movimiento perceptible desde el exterior hacía adivinar que adentrarse no era una buena idea. Sin embargo decidimos seguir adelante.
Siempre me ha gustado conducir con climatología adversa, así que animé a Amanda a que se adentrase en esa bruma. Ella estuvo en un primer momento reticente, pero le alenté argumentando que si hacía falta iríamos a 10 km/h. Sin más nos fuimos acercando hasta tener el fenómeno atmosférico a unos metros. Esa niebla avanzaba a pasos agigantados, aunque nosotros lo hacíamos algo más rápido. De repente atravesamos el límite de la nube cuando todo se oscureció. Para mi sorpresa todo se volvió negro, era como estar en una habitación a oscuras. No veíamos nada pero el estruendo era mayúsculo, sonido de aire que golpeaba violentamente el monovolumen haciendo pensar que volcaríamos de un momento a otro. Ante esta confusión Amanda dejó soltó el acelerador, no se veía la carretera y seguir era un suicidio. '¿Que hago? ¿¡Qué hago!?' Gritaba. Le dije que diese la vuelta entre gritos, apenas nos escuchábamos. A ciegas, y guiada por su intuición consiguió girar el coche de forma rápida y certera, y pisó a fondo para sacarnos de ese infierno donde los segundos parecían ser horas. Recuperamos la visión y volvimos a ver de frente el pueblo. Decidimos que pararíamos en esa localidad y nos quedaríamos en el coche hasta que pasase el huracán. Poniendo al límite el coche ascendimos la colina, cogiendo cierta ventaja sobre la niebla. Cuando volvimos ya había gente curiosa en la calle, gente asustada por lo que empezaba a aproximarse. Aparcamos a un lado de la carretera que atravesaba la población. 
Lo empecé a ver tan negro que intuitivamente le sugerí a Amanda que nos metiésemos en el maletero. Su cara de sorpresa no pudo esconder las dudas del por qué de mi arrebato, pero el miedo a lo desconocido hizo que nos empezásemos a mover sin hablar. La niebla ya se veía, ya se metía por las calles del pueblo. La gente corría a sus casas. Paja, bolsas y otros enseres ligeros revoloteaban sin patrón por todas partes. Yo tenía en el coche todo preparado para la acampada. Disponía de sacos de alta montaña en los que nos embutimos, abrazados entre el terror y la incertidumbre. Cerramos el maletero y allí nos quedamos. El coche empezó a tambalearse, todo se oscureció de nuevo y el frío polar amenazaba congelarnos. Los sacos hacían su papel manteniendo nuestro calor corporal. Ruido de aire, ruido de gritos lejanos, sonido de bestias desconocidas, risas como de hienas. A veces parecía que el coche se movía, pero luego permanecía quieto. A veces escuchábamos truenos y derrumbes. A veces la inercia nos movía violentamente de un lado a otro del maletero. 
Así permanecimos durante horas, hasta que sin previo aviso todo termino. No había ruido, no había golpes, el frío se fue, así como el miedo, aunque no la incertidumbre. Cuando abrimos el maletero volvimos a nuestro mundo, el mismo de antes pero vacío. Ya no había casas, ya no había gente, no había rastro de vida. El coche destrozado e inservible. Y al fondo, alejándose, todo lo que había formado parte de nuestro mundo se alejaba, como habiéndose olvidado de que aún estábamos allí."

Esta es la pesadilla que he tenido esta noche.

jueves, 21 de febrero de 2013

Contaminación urbana

Ayer por la tarde me acerqué al Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente de Zaragoza. Es un centro que desconocía hasta la fecha, pero la divulgación de un cineforum que organizaban hizo que llegara a mis oídos. Me sorprendió por lo pequeño y discreto que es, aunque esta claro que ellos desearían llegar a más gente.

Proyectaron tres cortos sobre la contaminación urbana tras una breve explicación de lo que hace el centro y como podemos colaborar con él. La verdad es que me dio la impresión de que la gente pasa bastante del tema de la contaminación urbana, sobre todo por la poca afluencia de público al cineforum. Además ellos están deseando que nos movamos y nos volquemos para hacer nuestra ciudad un poco más sostenible. Disponen de una biblioteca documental con información relacionada y ofrecen su pequeña sala de actos (capacidad para unas 30 personas) para los que quieran organizar eventos o reuniones relacionadas con el medio ambiente. Destaco su Guía de Contaminación Urbana, en la que podéis encontrar enlaces y documentos relacionados con este tema.

Respecto a los cortos, me gustaron bastante. Hablaban sobre todo de la contaminación lumínica que hay en las ciudades, del derroche de luz artificial que se produce y que nos nubla el cielo para no poder ver nunca las estrellas. Destacaré, del discurso inicial, su referencia a que antes las estrellas eran nuestro GPS, lo que nos ha ayudado a orientarnos durante miles de años, y que ahora para poder ver una lluvia de estrellas debemos irnos a las afueras de la ciudad, ya que dentro es totalmente imposible percibirlas.

He encontrado en youtube dos de las tres proyecciones, pero no la tercera. De esta sólo encontré un trailer, pero era muy interesante. Mostraba como en una región de Italia se dejó de recoger la basura por temas de corrupción con la mafia y como afectó eso a los ciudadanos: cancer, muerte, contaminación... Campesinos arruinados por expropiaciones de terreno para meter basura en sus campos, gente que ya no podía vender porque sus frutas y hortalizas se devaluaban brutalmente al contaminarse (Estaban mal precintadas las balas de basura). Una pena no haberlo encontrado, pero os dejo el trailer. Concienciaos:

La soledad de la Luna



El disfraz del cielo



Vietato respirare (Prohibido respirar) - Trailer 

Vietato Respirare - No Breathe - promo - trailer - from Pietro Menditto on Vimeo.

miércoles, 20 de febrero de 2013

10º - No te quejes

No te quejes. el responsable de ti mismo eres tú. No te preocupes de tus problemas, ocúpate de ellos. La queja y la preocupación nunca ayudaron a nadie. El ocuparse sin miedo, el ponerse manos a la obra con ganas, sí.

Quejarse es una pérdida de tiempo y de energía. No sabes lo que envenenan las quejas y las críticas, son como un virus extremadamente contagioso que hace que dejemos en un segundo plano lo que realmente importa. Muchas críticas o quejas vienen desde nuestro interior, aunque las reflejemos en personas o circunstancias externas. Siempre hay otra forma de tomarse las cosas. Cuando nos quejamos hay un coste de oportunidad, una pérdida de energía que podría haber sido empleada en buscar soluciones. ¿Para qué sirve una queja? Para nada. Además son dañinas para los demás, igual que lo son para nosotros las personas que no cesan de criticar. Si estamos cerca de personas de este tipo acabaremos contaminados, porque se pegan con una facilidad inusual, así que en la medida de lo posible intentaremos evitarlas o hacerles ver que su camino no lleva a ningún sitio.

martes, 19 de febrero de 2013

Planificarse

Extendiéndome un poco más sobre la octava pauta (8º - La organización da orden) os voy a contar como la estoy llevando a cabo. No quiero limitar a nadie y seguro que encontraréis alternativas menos tecnológicas, pero yo os cuento los medios que yo utilizo. 

Actualmente cada vez hay más gente que dispone de smartphone, con los que puedes llevar encima el correo electrónico, comunicarte mediante Whatsapp con tus contactos o bajarte aplicaciones. Mi móvil dispone de un sistema operativo Android, que como sabéis, para explotar al máximo lo que te ofrece necesitas tener una cuenta de correo en gmail. ¿Quién no tiene una cuenta de correo de Google aun? Prácticamente nadie, porque Google ofrece gratuitamente una serie de servicios muy útiles, aunque poco explotados por la mayoría de nosotros. Ahí es donde entra Google Calendar, el calendario de Google que está sincronizado con el calendario de tu teléfono Android. Si tu entras en Google Calendar y añades un evento, verás como también se añade al calendario de tu móvil, y viceversa. Puedes colocar eventos con alarma de tal modo que tu terminal te avise de lo próximo que habías planificado. Puede que sea un poco engorroso acostumbrarse a poner en Google Calendar lo que tienes previsto hacer, pero evitará olvidos y, en el futuro, te permitirá saber qué hiciste o dejaste de hacer aquel día. Por esta última razón tampoco es mala idea documentar una vez pasado el evento, qué fue lo más destacable del mismo. Se puede hacer sobre el mismo evento con Google Calendar. Además puedes crearte varios calendarios, yo tengo uno personal, otro profesional y otro para mostrar los eventos relacionados con mi viaje a La India. Los dos primeros son privados, pero el último lo he puesto público para poder pasárselo a quien me interese. Es una herramienta muy completa, pero requiere que le dediquemos tiempo para que nos resulte realmente útil.

Otra aplicación que me he bajado de Google Play (la aplicación de Android que permite bajarse aplicaciones para el móvil) se llama 'Task List'. En verdad hay muchas aplicaciones de este tipo para bajárselas y usarlas gratis, pero esta va realmente bien. Me he creado cinco listas: 'Profesional', 'Proyecto fin de Grado', 'Viaje a La India', 'Compra' y 'Casa'. Dentro de cada una de ellas tengo tareas que debo hacer, se les puede dar prioridad o tacharlas una vez hechas, y cuando me interese las borro. Es una interesante forma de controlar qué me queda pendiente de hacer. Antes se me ocurría una cosa pendiente y la dejaba en mi cabeza, lo que no era garantía de que me acordara. Ahora, en el momento que se me ocurre agarro mi móvil y lo apunto.

Creo que la combinación de estas dos aplicaciones consigue que me fuerce a planificarme el día la noche anterior o la misma mañana. Cumpliendo esta planificación me encuentro mucho más cerca de mis objetivos.

lunes, 18 de febrero de 2013

9º - Lo que importa está aquí y ahora

Lo que importa está aquí y ahora. Tras planificar debemos estar presentes. En el futuro las herramientas para afrontar las situaciones no serán dadas, así que no nos importa el futuro. En el pasado las cosas fueron así por alguna razón, que probablemente ahora no entendamos, pero existía, así que no nos importa el pasado. Ahora tenemos todo para disfrutar del entorno. La vida la hacemos en el presente, el resto no existe, así que nuestra atención debe estar aquí.

Muchos miedos aparecen por nuestra idea mental sobre las situaciones u objetos a los que tememos. Es un miedo psicológico que viene del pasado para hacernos preocuparnos por el futuro, pero que normalmente es infundado. En el momento presente no hay nada que temer. No digo dentro de 2 horas, ni dentro de 5 minutos, ni dentro de 10 segundos, digo ahora, en este preciso instante. ¿Tienes algo que temer en este preciso instante? Cuando llegue a lo que temes ya te preocuparás, pero en ese momento seguirás estando presente, así que es muy posible que tampoco tengas nada de que preocuparte. Mantenerse despierto mata al miedo.

viernes, 15 de febrero de 2013

8º - La organización da orden


La organización da orden a nuestra mente. Si planificamos e investigamos no dejamos tanto margen a nuestra mente para bombardearnos con sus trampas. Seguimos nuestro esquema y no permitimos que entre la apatía.

Los momentos ociosos son un riesgo para los pensamientos inútiles. Una planificación la noche anterior o en la misma mañana nos evitará momentos de dudas en los que somos más vulnerables, y nos ayudará a aprovechar más el día. Además una planificación en frío evita que nos alejemos de nuestros objetivos haciendo cosas que no nos ayudan.


PD: Consejos para planificarse con Android

jueves, 14 de febrero de 2013

7º - Kaizen


KAIZEN. Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy. Los cambios se hacen poco a poco y no de la noche a la mañana. Cada día hay que hacerlo un poco mejor, no es dificil al principio, y con el tiempo la mejora será brutal.

Cuando nos proponemos algo, la filosofía Kaizen nos puede ayudar. No se trata de ser drásticos e intentar conseguir las cosas de golpe, sino de crearnos una rutina. Empezar poco a poco, dando un pequeño paso cada día, porque un pequeño paso todos los días equivale a un paso de gigante en el tiempo, y además fijar una costumbre que nos haga más fáciles las cosas. En el comienzo es todo muy fácil porque hay mucho margen de mejora, pero llegará un momento que conseguiremos estar tan cerca que será complicado mejorar. Entonces es momento de plantearse qué es lo que podemos mejorar o qué podemos cambiar, porque siempre hay cosas. Eso sí, es importante que seamos constantes con los pequeños esfuerzos diarios y no dejemos de hacerlos.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Olvidar es necesario


El ser humano es el único animal que reproduce estados fisiológicos propios de situaciones reales tan solo con imaginarlas, con recordarlas. ¿Sabes cómo repercute en nuestra fisiología y conducta la incapacidad de olvidarnos parcial o totalmente de ciertos recuerdos? Es difícil vivir el "ahora" si nuestra mente hace presente experiencias pasadas. A los casos patológicos se les llama Hipertimesia. Este es un vídeo sobre un caso real.
¿Os imagináis que fuésemos capaces de recordar todo lo que nos ha pasado en la vida? Sin duda eso nos avocaría a una vida plagada de sufrimiento, donde los recuerdos volverían una y otra vez, tan ciertos y nítidos como si hubieran ocurrido hace unos minutos.

Está fuera de toda duda que nuestro cerebro es capaz de hacerlo. Estudios hablan desde hace años que solo aprovechamos el 10% del potencial que tiene. Sin embargo nuestro cuerpo, como la naturaleza, es sabio. Sabe que debe olvidar para permitirnos vivir, olvidar es un mecanismo de defensa. El tiempo lo cura todo y, aunque deseemos que en nuestra memoria perduren recuerdos amargos, no se puede luchar contra la naturaleza. El tiempo y nuestro cuerpo nos hace olvidar, afortunadamente, porque si fuera por nosotros (inconscientes de nosotros) no avanzaríamos nunca.

Para poder vivir el presente es necesario no preocuparse por el pasado, ni tampoco por el futuro. Hagamos caso a la naturaleza y a nuestro cuerpo entonces, desprendámonos de todo lo que no nos sirve, esos pensamientos pasados que acabaremos olvidando. Ayudemos a nuestro cuerpo a hacerlo con una buena predisposición, y así, disfrutaremos del momento, que no se volverá a repetir y es único.

martes, 12 de febrero de 2013

Dos conciertos

Como primer concierto del año he elegido uno de mis grupos preferidos: Bongo Botrako. Tocan este jueves en la sala López de Zaragoza a las 21h y ya tengo las entradas desde hace unas semanas. Los vi en Interpeñas en las fiestas del Pilar del año pasado, parece que fue ayer pero ya han pasado tres meses. Entonces me sorprendieron con canciones que no conocía, canciones que ya han salido a la luz en su disco "Revoltosa". Alguna ya la he puesto en el blog, como "We want less". Bongo Botrako son más que un grupo de música, representan una forma de vida, una filosofía predicada en sus canciones basada en el amor, la igualdad y el buen rollo. No hay como escuchar dos o tres canciones suyas para levantar el ánimo. Seguro que los conocéis por su famoso "Todos los días sale el sol" (Chipirón), pero no voy a dejaros esa para que la escuchéis, sino "Revoltosa", la canción que da título a su último disco:


Y como segundo concierto, y casi seguido del primero, el sábado en la sala Oasis me acercaré a ver el estreno del último disco de "Frutas y Verduras". Este grupo nacido en el zaragozano barrio de La Jota da a conocer "Fantasmas y Valientes", un doble disco que ya adquirí cuando presentaron su primer videoclip "Cada loco con su tema", en el Drink and Pool de Conde Aranda. Mañana me dan las entradas para ver a este grupo, cuyo disco sorprende por los diferentes estilos que presenta. Podemos encontrarnos canciones rockeras, rap y otras más lentas y personales. Muchas de las letras son originales y con juegos de palabras escondidos. ¡Esperemos que llegue la era de las Frutas y las Verduras! ¡Uníos a la legión frutera!

lunes, 11 de febrero de 2013

6º - Vuelve a la carga

Vuelve a la carga una y otra vez. Tú te despistas en la guerra, pero tu mente siempre acecha. Te ganará al principio, pero te levantarás una y otra vez. Tu fe será inquebrantable y por mucho que te gane lo volverás a intentar hasta la victoria final.

Es normal despistarse y dejarse llevar por pensamientos nocivos. Nuestra mente vive a través de nosotros y se aprovecha de cualquier bajada de guardia. Y para nosotros es normal no estar "despiertos" en las horas de vigilia. Por esa razón no debemos desanimarnos, si no volver a la carga una y otra vez con el convencimiento de que al final la victoria será nuestra.

viernes, 8 de febrero de 2013

El camino hacia la meta


Esta imagen ilustra perfectamente el camino que hay desde que eliges un objetivo hasta el lugar en el que lo consigues. Hay veces que el conseguirlo no es tan difícil, pero nuestro entorno y nosotros lo complicamos. Hay sueños de todo tipo, y muchos se quedan en el camino por lo que nos dicen los demás, y otros por lo que nos decimos a nosotros mismos.

A veces incluso nuestros más allegados dejan de creer en nosotros, pero eso debe darnos aún más fuerzas para intentarlo. Pero es evidente que por mucho que nos digan, sólo nosotros matamos nuestros sueños cuando nos dejamos llevar por esa corriente. Olvida lo que digan los demás y céntrate en ser constante y luchar por ello.

jueves, 7 de febrero de 2013

Vacunación Internacional

Tras conseguir los visados para viajar a La India el siguiente paso era vacunarnos contra cualquier enfermedad que pudiéramos contraer allí. Llamamos a Vacunación Internacional y nos dieron cita para hoy. Tras leer mucho al respecto llegué a la conclusión de que no me iba a librar de un mínimo de 3 pinchazos, pero mi sorpresa ha sido mayúscula cuando el médico me ha dicho que no es necesario.

Por lo visto no es obligatorio vacunarse de nada para ir a La India, aunque es muy recomendable hacerlo contra la encefalitis japonesa o la hepatitis A y B. Sin embargo nosotros no hemos recibido esas vacunas. ¿La razón según ellos? Que como apenas vamos a estar una semana no nos podemos contagiar. Por lo visto durante la primera semana los turistas vamos muy concienciados de no comer alimentos de orígenes desconocidos, de no beber agua del grifo o de no acercarnos a animales. Tras la primera semana la gente se relaja y comete más imprudencias, y esa es la razón por la que a más tiempo, más vacunas.

Hablando con un amigo que sabe de esto he comenzado a dudar. A pesar de todas las precauciones nadie está libre de contagiarse, ya sean 3 días o 3 meses los que se pasen en aquel país. Hasta en los restaurantes más caros pueden lavar la lechuga con agua del grifo. Ahora estoy en la tesitura de buscar una segunda opinión, un sitio distinto al que ofrece el estado español para que me suministren esas vacunas. ¿Puede ser que el estado haya recortado en vacunas y nos cuenten esta milonga para ahorrar? Son capaces de jugar con la salud de las personas con tal de ahorrarse un dinero. Seguiré indagando sobre las necesidades de vacunación en periodos tan pequeños.

Lo que sí nos han recetado son comprimidos para afrontar un posible contagio de malaria. Un comprimido antes de salir y uno cada día que estemos allí, además de uno cada uno de los siete posteriores. Ya queda menos, cada día que pasa estamos mas cerca de La India.

A continuación pongo algunas de las recomendaciones recibidas:

Normas básicas:
  • Ser conscientes del riesgo
  • Evitar las picaduras de los mosquitos
  • Tomar la quimioprofilaxis recomendada
  • Conocer la importancia del diagnóstico y tratamiento precoz.
Protección contra las picaduras de los mosquitos:
  • En el exterior, al anochecer y al amanecer, vestir ropas de manga larga y pantalón largo, evitando los colores oscuros y perfumes intensos.
  • En las partes del cuerpo no cubiertas por la ropa se deben usar repelentes de insectos a base de N,N-dietil-m-toluamida (deet) o ftalato de dimetilo.
  • Proteger las habitaciones con telas metálicas en puertas y ventanas.
  • Es aconsejable el uso de mosquiteras sobre las camas, que no tengan roturas y sujetas bajo el colchón.
  • En los interiores usar sprays, serpentinas, antimosquitos o difusores de insecticidas que contengan piretrinas.

imagen: america.infobae.com

miércoles, 6 de febrero de 2013

Trato igualitario


Va a ser la primera vez que hable en el blog sobre el maltrato animal. Todos los que tenemos el privilegio de compartir nuestras vidas con un perro sabemos lo que nos puede aportar su compañía. Sabemos que son animales nobles, cariñosos y que dan mucho más de los que necesitan sus cuidados. Todos hemos imaginado a nuestro perro en lugar de cualquier animal maltratado, y eso nos ha puesto la piel de gallina.

A los que no tienen animales en casa les puede resultar difícil experimentar estas sensaciones. El vídeo que pongo hoy reemplaza el animal con un niño. Todos tenemos hermanos, o primos, o sobrinos, o hijos de amigos. Todos podemos poner un ser querido en lugar del niño del vídeo. Y es que para los que queremos a nuestros animales de compañía, ellos son un miembro más de la familia. Mi perro es mi hermano. 

'Treat equal' ha conseguido que este vídeo llegue al corazón y despierte (en la medida de lo que puede hacerlo un vídeo tan corto) esa sensación de impotencia que se siente ante el abandono y el maltrato animal. El mensaje es muy fácil de entender. La pregunta es sencilla.. ¿Quieres entenderlo?

martes, 5 de febrero de 2013

5º - Haz algo que te imponga

Haz algo que te imponga o te dé miedo todos los días. Esa sensación de poder es una de las mejores victorias contra tu mente. Imponte y te sentirás invencible e imparable.

Muchas veces nos disponemos a hacer algo y es nuestra mente la que nos frena. Un pensamiento fugaz, una sensación momentánea traída de alguna experiencia pasada. Ni si quiera somos conscientes pero eso nos corta las alas. Todos los días debemos hacer algo que nos imponga para demostrarle a nuestra mente quien manda. Puede ser cualquier cosa, no hace falta que hagamos puenting todos los días: podemos hablar con alguien que nos cause respeto, hacer una llamada, mirar a alguien a la cara, ir a algún lugar... las posibilidades son múltiples y nos sacan de la zona de confort, que es donde nos quedamos resguardamos y dejamos de crecer.

lunes, 4 de febrero de 2013

Murphy y su ley

Cuando le dije a J que me iba a La India para Semana Santa me comentó que me dejaría un libro a mi vuelta. Todavía quedan casi dos meses para que me vaya, así que me sorprendió que no me lo dejara ya. Ante esta pregunta me respondió que si me lo dejaba antes seguramente se me quitarían las ganas de ir. 

Hoy he empezado el libro. No me resultó complicado convencerla para que me lo prestase antes y me he levantado a las 7 para empezarlo. "Sonrisas de Bombay" es el libro, y en apenas hora y media me he leído ya la mitad. Es un libro que cuenta la historia real que el escritor vivió en su primer viaje a este país asiático. Me está impactando bastante, y eso que me cuesta imaginar que todo lo que se cuenta en él sea verídico. Si no vives las cosas les restas importancia e inconscientemente tiendes a no creer al cien por cien. Si no lo veo no lo creo se suele decir, aunque muchas veces es al revés: si no lo creo no lo veo.

Al margen de este libro (del que seguramente escribiré en el blog cuando lo termine) quería narrar una situación tan curiosa como insignificante. Ayer me llevé el libro por ahí para empezar a leerlo (obviamente no lo hice, por lo que le di un paseo como si de un perro se tratase). Todavía conservaba el post-it que J me había dejado en su portada, en el que se podía leer "Con cariño, J". El viento era insoportable en Zaragoza y una bocanada de aire arrancó el mensaje del libro. En un primer momento lo di por perdido, pero el papel quedó inerte a unos dos metros de mí, en el suelo. No me gusta tirar las cosas al suelo, así que pensé en ir a recogerlo. El tiempo pasaba inusualmente lento mientras mi mirada estaba fija en el mensaje de J. "No tiene sentido que vayas a recogerlo, con el viento que hace va a salir volando antes de que lo atrapes" me dijo mi mente racional. Pasaron los segundos y el papel no se movía. Le dije a mi mente: "Voy a ir a cogerlo, aunque sé que en cuanto me acerque saldrá volando...". Empecé a mover mi cuerpo hacia esa dirección, pero cuando iba a mitad de camino salió disparado por una bocanada de aire, como si fuera un gato alerta al que te acercas para acariciarlo. "Te lo dije" me advirtió mi mente con sorna. No le contesté.

No sé si alguien presenció la escena, pero si fue cómico se perdió la mitad al no escuchar mi diálogo interno. La dichosa ley de Murphy hizo de las suyas.

imagen: definicionabc.com

viernes, 1 de febrero de 2013

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo


Si me dijeran que eligiera una escena motivante de la historia del cine, sin lugar a dudas ésta sería una de las firmes candidatas. Seguro que la conocéis porque va circulando por las redes sociales y cada cierto tiempo aparece en nuestra pantalla de ordenador. La película se llama "En busca de la felicidad".

En esta escena vemos a un Will Smith intentando que su hijo mantenga los pies en la tierra, no se deje llevar por sus sueños y sus esperanzas. A pesar de su buena intención y su humilde forma de transmitírselo a su hijo, éste se queda triste y decepcionado ante la visión de su padre. Entonces Will Smith le dice unas frases que perduran en la memoria de cualquiera:

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve por ello, y punto.

Yo sólo cambiaría una cosa, diría: 

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni si quiera tú mismo.

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…