lunes, 18 de marzo de 2013

Ana Frank y la pirámide de Maslow

En ocasiones me acuerdo de Ana Frank, esa niña judía que escribió un diario mientras estaba escondida de los nazis. Ella, su familia y otra familia más permanecieron ocultos de la persecución alemana contra los judíos. Fueron más de dos años en los que Ana escribía sobre sus pensamientos, sentimientos y lo que ocurría dentro y fuera del escondite.

Ana se preocupaba por su supervivencia y la de sus seres queridos. Se preocupaba de no hacer ruido para no ser descubierta. Se preocupaba de que llegase la comida que traían desde el exterior las personas que la ayudaron a ocultarse de los nazis. Y como Ana, millones de personas tuvieron que preocuparse principalmente de su supervivencia, y no hablo solo de la Segunda Guerra Mundial, si no de cualquier guerra o conflicto. Y no hablo solo en la historia, sino también en la actualidad, en países que no son el nuestro.

Nosotros vivimos en un estado de bienestar en el que las preocupaciones son otras. Ana murió de tifus en un campo de concentración, con la cabeza rapada y un número identificativo tatuado en su piel: para los nazis solo era un número. Su cuerpo lleno de costras aguantó lo que seguramente y afortunadamente no aguantaremos ninguno de los que leemos esto. En esas condiciones Ana se preocupaba de su hermana mayor, que estaba peor que ella. Pero nosotros nos preocuparemos porque hace viento, o porque no sabemos que hacer con nuestra vida.

Ana sabía qué es lo que tenía que hacer: sobrevivir. Su pirámide de Maslow (imagen) oscilaba entre cumplir con la base (Fisiología) y la siguiente fase (Seguridad). Ese era su propósito en la vida, porque si no cumples lo de abajo de la pirámide, lo de más arriba no te lo puedes plantear. Para la gran mayoría de nosotros esas dos partes de la pirámide siempre están cubiertas, y nos preocupamos de cosas relativas a los tres niveles superiores. Las dos de debajo no nos permiten elegir y sabemos que tenemos que hacer para cumplirlas: comer, beber, dormir, tener trabajo, tener salud... Pero cuando subimos ya nos vemos en la obligación de tener iniciativa para elegir nuestro camino, y ahí nos perdemos muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…