viernes, 19 de abril de 2013

Jama Masjid y Fuerte Rojo de Delhi

Old Delhi
El taxi que cogimos a las 5:30 de la mañana desde el hotel Buddah de Varanasi al aeropuerto nos costó 150 rupias más al hacerlo a través del hotel, pero nos pareció más fiable que confiar en un taxista de a pie. Ya a esa hora el aeropuerto se encontraba repleto de mosquitos, sobre todo a la entrada donde un guardia comprobó nuestra reserva y pasaportes. Tardamos bastante en las filas por la parsimonia con la que los indios se toman la vida. ¿Cómo puede ser que un establecimiento no te sirva nada más abrir porque no tienen cambio para tu billete? Pues sí, esto pasa en La India. En un vuelo sin incidentes llegamos a Delhi a las 9:40.

Jama Masjid
Allí se produjo otra muestra de lo poco que piensan los indios. El hotel Krishna nos mandó un taxista para recogernos en el aeropuerto, que nos esperaba en la puerta 3. Pero la puerta 3 no estaba en la terminal de vuelos nacionales, si no en la de internacionales. No sé si es que no sabían que Varanasi pertenece a La India, o es que directamente pasaron de leerse los detalles del vuelo que les pasé en el correo, el caso es que tuve que llamar al hotel para que nos mandaran a otro taxista. Por lo menos tardó muy poco en aparecer, y tras pagar el parking del taxi (80 rupias) nos plantamos de nuevo en nuestro conocido hotel Krishna.

Foto furtiva a un indio
Era pronto y decidimos aprovechar el tiempo. Nuestra primera parada sería el Jama Masjid, la mezquita más grande de La India y la segunda más grande del mundo. El primer día la habíamos visto desde fuera, pero esta vez entramos. Un hombre en la puerta nos pedía 300 rupias por cabeza, lo que nos extrañó un poco porque Diego me había comentado que era gratis entrar. Lo llamé y me confirmó que lo que se cobra es por móvil o cámara, así que pagamos solo una y entramos uno por uno a la mezquita, haciendo fotos sólo con la cámara de Hugo mientras los demás esperaban fuera con los móviles y las cámaras restantes. Cabe destacar que a esta mezquita se debe entrar descalzo y las mujeres deben ir tapadas, para lo que hay un puesto en la entrada en donde te dejan telas, supongo que por un módico precio.

Descansando en Lal Quila
Occidental con bebé
Edificio en Lal Quila
La siguiente parada fue el fuerte rojo de Delhi (Lal Quila), que estaba prácticamente al lado. En el camino unos curiosos indios adolescentes le hicieron una foto a Jose de extrangis, pero nos dimos cuenta, así que les respondimos con otras fotos furtivas a ellos. A la entrada encontramos un pasillo lleno de tiendas de todo tipo y aprovechamos para comprar unas figuras de los dioses hindúes. Aguantamos poco rato en el fuerte rojo porque era enorme y hacía un calor horrible. No obstante pudimos comprobar la belleza de algunos edificios que había por dentro, así como los numerosos y cuidados jardines. En un punto nos sentamos a descansar a la sombra, mientras comprobábamos como a dos chicas occidentales les ponían una bebe india en los brazos. Estaban encantadas, aunque no quiero pensar en la propina que les pedirían luego los padres del bebe.

Tras este pequeño descanso decidimos volver al hotel para comer y descansar un poco. Así afrontaríamos la tarde en mejores condiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…