viernes, 12 de abril de 2013

Película en el cine de Jaipur

Cerdos comiendo basura
Antes de llegar al hotel pasamos por el cine de Jaipur. Queríamos sacar unas entradas para ver una película, porque también tiene cierta fama cómo viven las películas los indios. En la fila eramos los únicos 'blanquitos' y nos sentíamos bastante observados, porque como ya sabréis la gente no se corta un pelo. En La India el cine es como el teatro en cuanto a la venta de butacas: las más cercanas a la pantalla son más baratas, y las que están en tribuna las más caras. Solamente quedaban entradas de las primeras filas, así que compramos tres por algo más de 1€ cada una. Reconozco que me preocupó un poco, porque me imaginé a la gente levantada y que podía ser peligroso. En la oscuridad podrían aprovecharse para quitarnos cosas, pero una vez más estuve equivocado.

Cuatro en una moto, sin casco y con niños
Tras conseguir las entradas Jattu nos dejó en el hotel para que nos acomodáramos y dejásemos las maletas. Nos dijo que nos llevaría al cine, pero que a la salida nos volviéramos en rickshaw, supongo que aun tenía pendiente solucionar algo con su hermano. Llegaron las 6 y Jattu nos acercó allí. Se notaba una alta expectación ya en la calle, los indios estaban nerviosos y juguetones, y cuando se abrieron las puertas entraron casi en masa. Directamente entramos en una antesala donde se podían comprar palomitas y refrescos, el ambiente era excepcional y muy seguro. Recorrimos la amplia estancia buscando nuestra puerta de entrada, que nos costó encontrar. Al entrar sentimos un ambiente más digno de un concierto que de una proyección cinematográfica.

Hombres en un camión
Una de las cosas que chocan culturalmente respecto a nosotros es la forma de mostrar cariño entre amigos. Habitualmente se ven por las calles hombres de la mano, como si fueran pareja. Realmente significa que son muy buenos amigos, pero para nosotros resultaba tan sumamente extraño que no nos llegamos a acostumbrar en todo el viaje. Hasta hombretones bigotudos aparecían cogidos de la mano, lo que resultaba hasta cómico. Sin embargo ver una mujer cogida de la mano con su pareja está mal visto. Para muchos indios las mujeres son un ser inferior, más cerca de los animales que de los propios hombres, siendo consideradas como máquinas para procrear. En el cine se pasaban el brazo por encima de los hombros los unos a los otros, lo que resultaba bastante gay. 

Raj Mandir, el cine de Jaipur
Cuando se apagaron las luces y empezó la proyección la sala estalló en gritos y silvidos. Lo mismo ocurría cuando aparecía alguna muchacha de buen ver en la pantalla, o el héroe local (protagonista de la película). El director de la película le dio a su pueblo lo que quería ver: un héroe sin defectos, de fuerza infinita luchando sin despeinarse contra los malos, llevándose a la chica guapa. La gente lo vivía intensamente, algunos recibían llamadas de móvil y hablaban casi gritando, lo que no molestaba en absoluto a los que estaban alrededor. Me han contado que hasta han presenciado como un indio sacaba el móvil y llamaba de propio en mitad de la película para recomendarla al amigo al que llamaba. 

La película era en idioma hindi y no nos enterábamos de gran cosa, por lo que abandonamos la sala a mitad de la película. Al salir era ya de noche y cogimos un rickshaw para transportarnos al hotel. El conductor era muy curioso y nos preguntó muchas cosas sobre España. Llegado el momento me ofreció llevar el rickshaw, pero rechacé aquella idea.

Cuando llegamos al H.R Palace fuimos a cenar al restaurante, lo mejor del hotel sin duda. Cenamos algo ligero y volvimos a la habitación para ducharnos. Aunque en un primer momento pareció que nos daban una de las mejores habitaciones que habíamos disfrutado durante el viaje, la presencia de una garrapata en una almohada y de unas cuantas cucarachas en el baño empobreció el asunto bastante. De todos modos fue el hotel más barato en el que nos alojamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…