jueves, 23 de mayo de 2013

La aceptación

imagen: luzfinal.blogspot.com

La no aceptación de uno mismo o de sus circunstancias es uno de los mayores problemas que hay en el mundo desarrollado. Muchísima gente es incapaz de aceptar sus propios defectos, ocultándolos a toda costa e intentando aparentar todo lo contrario. En una sociedad donde 'lo que digan los demás' es tan importante, esto genera muchos problemas a los que son incapaces de aceptarse.  El éxito es algo a lo que todos aspiramos, así que tratamos de dar una imagen de perfección o de normalidad, intentamos ser como nos dictan las normas para pasar desapercibidos, porque aunque anhelamos el éxito también tememos la incomprensión. Y el temor a perder suele ganar al impulso de arriesgar por ser distinto.

Todo esto viene generado porque tenemos las necesidades básicas cubiertas: nuestra pirámide de Maslow se mueve por las partes superiores, no nos faltará comida ni agua y no pasaremos frío durmiendo sin cobijo. En el mundo subdesarrollado nadie se preocupa por lo que digan los demás porque no les importa, solo les importa sobrevivir. Por ese motivo se aceptan y aceptan a los demás tal como son. Es más importante tener algo que llevarse a la boca que estar limpio, por ejemplo. Esa aceptación hace que aunque los recursos que tienen son menores, sus relaciones sean más auténticas. Hoy te ayudo yo, mañana tú me ayudas. Las enfermedades físicas proliferan, mientras que apenas hay atisbo de las mentales: no hay ansiedad, no hay anorexia, no hay bipolaridad... No hay trastornos porque no hay tiempo para pensar en otra cosa que no sea la supervivencia.

La aceptación es fundamental si queremos mejorar. Debemos aceptarnos como somos y debemos aceptar nuestras circunstancias. Después de eso podemos empezar a trazar un plan para mejorar, porque se trata de ocuparse, no de preocuparse. Pero siempre conociéndonos primero, porque aceptándonos no hay culpabilidad, y con culpabilidad tratar de cambiar algo siempre es más difícil, muchísimo más.

Para eliminar esa falsa culpabilidad (por qué es falsa) debemos saber que estamos en este mundo sin nuestro consentimiento. Nadie nos preguntó antes si queríamos venir, ni tampoco nos preguntaron cómo queríamos ser. No depende de nosotros como somos, así que no tenemos culpa de ser así. Si nos hubieran preguntado antes seguro que hubiéramos dicho de venir, pero todos hubiéramos elegido ser guapos, ricos, deseados y felices. Y a lo mejor no es así, porque somos como nos hacen. Pero ya que estamos aquí, aceptémonos y aceptemos a los que nos rodean. Y ya que somos así y los demás son como son, vamos a tratar de mejorarnos. Vamos a trazar un plan para conseguir lo que queremos, pero exentos de culpabilidad. Cuando algo no vaya bien, siempre podemos pensar que lo seguiremos intentando, haciendo todo lo que sí dependa de nosotros. Lo que no depende de nosotros no es culpa nuestra. Si no conseguimos lo que queremos por falta de valor, trabajo, fuerza o empuje sí es culpa nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…