lunes, 13 de mayo de 2013

Las pasarelas de Alquézar

Comienzo
Mapa de ruta
Ayer pasamos el día en Sierra de Guara recorriendo un par de senderos. El primero fue el de las pasarelas de Alquézar, camino de sobra conocido por muchos aragoneses y que muchos ya han hecho por su combinación de sencillez y belleza. Sencillez porque se puede recorrer en poco más de una hora, y belleza porque nos adentramos en el cauce del río Vero, que forma unos barrancos preciosos. 

Pasarelas
A la izquierda tendéis un pequeño mapa que hice para el desarrollo de la ruta, aunque la verdad es que no nos hizo falta porque no tiene pérdida y está todo perfectamente indicado. Es ideal para llevar niños porque es bastante asequible. Dejamos el coche en el aparcamiento que hay en las afueras de Alquézar y caminamos hasta la plaza mayor del mismo, que es donde está el ayuntamiento. De ahí nos movimos hacia la colegiata (una antigua construcción que está bastante alto en lo que es el pueblo, fácil de identificar) y allí encontramos el inicio del sendero. Comenzó la bajada por las pasarelas hasta que llegamos un desvío de caminos. Hacia la izquierda caminando unos 50 metros encontramos la cueva de picamartillo, una cavidad abierta que ve el río pasar por debajo. En menos de 40 minutos estuvimos allí porque fuimos a buen ritmo. Después volvimos sobre nuestros pasos al desvío para retomar el camino hacia la presa.

Cueva de picamartillo
Pasarelas
La pasarela entonces se pega a la pared del barranco superando el río Vero, dejando sus aguas debajo. La transparencia de las pasarelas permite admirar la altura de las mismas, algo que puede hacer que los que tengan vértigo sufran un poco, pero también pueden mojarse los pies caminando por el cauce. Llegamos a una bonita presa en la que encontramos gente haciendo rappel. La verdad es que esta presa es una de las cosas más bonitas de la ruta. Llegamos 15 minutos antes de lo previsto a este enclave. Seguimos caminando y pasamos por debajo de unas rocas enormes, para volver a entrar en tramos de pasarelas. Llegamos a la propia central, un antiguo edificio sin nada reseñable.

Personas haciendo rappel

Entonces comenzó la subida de nuevo hacia el pueblo. Se hace un poco empinada, pero en poco rato volvimos a estar en Alquézar. Nos costó 1 hora y 20 minutos, 40 minutos menos de los esperado. Es verdad que no paramos en ningún momento para descansar. Allí nos tomamos unas cervezas y nos marchamos a Bierge para comenzar la segunda ruta del día, también de dificultad baja.

Os dejo el programa de "Chino chano" que lo recorre, para que tengáis una idea más aproximada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…