miércoles, 12 de junio de 2013

Dos perros, dos historias

Mientras Ajax (un perro policía que detectó una bomba en Mallorca en 2009) recibía una medalla por su valentía, en la otra parte del mundo un perro callejero era estampado contra una valla en un campo de fútbol. Ajax no sabía de que iba la ceremonia, no era consciente de que le estaban dando un premio, aunque tal vez intuía que era el protagonista del evento. El otro perro tampoco era consciente de donde estaba, lo metieron en un estadio de fútbol para soltarlo mientras se jugaba el partido, como método de diversión. No sabía que estaba haciendo algo "mal", pero fue maltratado simplemente por ser un perro y coincidir con la persona equivocada.

El caso de Ajax demuestra como los animales pueden ayudar al ser humano con ciertas tareas. Los perros son animales inteligentes y muy fieles por naturaleza, por lo que no necesitan descubrir bombas para merecer el mayor de los respetos. Por lo general, los perros agresivos son producto de lo que han vivido, igual que los seres humanos que no se abren a los demás es porque les hicieron daño en el pasado.

Me alegra ver el revuelo que se ha montado con el futbolista que trató al can como si fuera un saco de patatas, me alegro de que lo hayan echado de su equipo y me alegro de ver como en el vídeo todo el mundo se le echa encima y es increpado por la grada. Es vergonzosa su actitud y espero que haya recapacitado respecto a ella.

Coincidimos en este planeta con muchas especies, solo somos la especie dominante. El resto de especies tiene tanto derecho como nosotros de ser respetada como ellos nos respetan a nosotros, y no de que les tratemos como Hitler trató a los judíos en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

Estoy convencido de que Ajax, si pudiera tomar la decisión, cambiaría su insignificante medalla porque el pobre perro callejero no se hubiese llevado ese leñazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…