martes, 25 de junio de 2013

Tal vez no somos tan libres

antoniohuancapacheco.blogspot.com.es
A veces me planteo qué ocurriría si alguien renunciara a estar en el sistema. Es decir, si alguien se plantase y le dijese al Estado de forma educada que iba a dejar de pagar sus impuestos renunciando a todas las ventajas del estado de bienestar en el que vivimos. Realmente el Estado le diría que eso no es posible, que está obligado a pagar y a tener esos derechos, que está obligado a pagar un impuesto de valor añadido por todas y cada una de las cosas que compre, que de la nómina que obtenga por trabajar para sí mismo u otra empresa se le quitará un considerable porcentaje antes si quiera de llegar a sus propias manos. Que gracias a eso podrá ir al médico gratis, que podrá utilizar transporte público o utilizar las bonitas carreteras que tiene nuestro territorio nacional.

Entonces él le diría que no se preocupen, que no quiere tener esos servicios. Cuando necesite un médico lo pagará él mismo, cuando quiera moverse por la ciudad contratará un servicio privado, y lo mismo hará cuando el trayecto sea de ciudad a ciudad. El Estado seguramente se lo tomaría como una ofensa y su negativa a pagar los impuestos sería visto como un delito, así que se le multaría. Y como no quiere pagar multas acabaría en una prisión pública, pagada por el resto de los contribuyentes españoles.

Con esto no quiero decir que no me guste formar parte de esta sociedad en la que nuestros impuestos no solo se utilizan para nuestro beneficio, si no para que los corruptos se llenen los bolsillos de dinero. Con esto quiero decir que nadie jamás nos preguntó si queríamos formar parte de él, sencillamente se nos incluyó cuando eramos críos, y cuando somos mayores y somos conscientes de ello ya estamos demasiado adaptados, a pesar de que no podríamos salir aunque quisiésemos. Tal vez me planteo si somos realmente libres, porque aunque el planeta es de todos los recursos están divididos territorialmente y administrados por unos pocos, y nosotros estamos a expensas de ellos. Sin duda hemos mejorado mucho nuestra calidad de vida respecto a la época feudal, pero probablemente no estemos tan lejos de aquellos tiempos como podemos pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…