lunes, 29 de julio de 2013

El camino de los francos

Desde el inicio de la calzada romana
En esta ocasión os voy a hablar de una ruta que hice el domingo. Se trata de la ruta de los francos, un sendero que recorre por el lado la boca del infierno y vuelve por el otro lado al punto de origen. La boca del infierno no es más que un barranco que se encuentra en el valle de Hecho, en los pirineos oscenses.

Montaña con apariencia de fortaleza
Para llegar al comienzo debéis tomar la carretera que va desde la localidad de Hecho a la de Siresa, dejando esta última localidad atrás. La carretera no es buena, pero realmente no son mucho kilómetros hasta llegar al origen de la ruta. Comenzáis a subir y pasáis un túnel, luego continuáis subiendo un poco hasta llegar al desvío que indica que hay un camping llamado 'Borda bisáltico' (que por cierto, es un camping muy chulo ya que está bastante alejado de cualquier población. Volviendo en coche por la noche pudimos ver un zorro o una liebre enorme). No tenéis que tomar ese desvío, es solo para orientaros porque solo unos metros más adelante es el comienzo de la ruta. En la parte derecha de la calzada encontráis un descanso donde se pueden aparcar dos coches, yo dejé ahí mi furgoneta porque justo a la izquierda de la calzada comienza el camino. Está indicado como 'Calzada romana' o algo parecido, y es que en el transcurso del sendero pasaremos por una.

Ya caminando empezamos a subir introduciéndonos en un bosque bastante poblado. Será una subida constante hasta unos 40 minutos de trayecto, pero no se hace demasiado dura. Atravesaremos sin dificultad un riachuelo que cae de la montaña y seguiremos ascendiendo. Llegado el momento se despoblará un poco el bosque y veremos la antiquísima calzada romana, desde la que tendremos una preciosa perspectiva de lo que hemos ascendido. También veremos (si nos giramos para ver el paisaje) a la izquierda el inicio de la boca del infierno, así como una alta montaña con apariencia de fortaleza inexpugnable, al frente un pequeño puente por el que pasaremos al final, y a la derecha (por donde hemos venido) nuestro coche aparcado como si fuera una miniatura. Seguimos el camino hasta llegar a lo que fue un pequeño y antiguo castillo romano. Desde él se regulaba quien pasaba o no por este camino, pero eso fue hace más de 2000 años y el tiempo pasa factura. A partir de aquí comienza el descenso de todo lo subido. Tras unos 20 minutos llegaremos a la altura de la carretera, que tendremos que atravesar, al igual que el río por un puente habilitado. Tras cruzarlo retomamos un sendero que aparece a nuestra derecha, en el sentido contrario del que veníamos.

Señal que indica la continuación de la ruta
Castillo desde la otra vertiente del barranco
Ojo porque la subida es de órdago. Un lugareño nos comentó que la ruta no le gusta porque es todo subidas y bajadas, y tenía razón: lo que nos queda es un poco rompepiernas. Cuando parece que vas a empezar a bajar porque ya estás demasiado alto lo haces, pero luego vuelven las subidas para volver a bajar. Fueron tantas que en un momento determinado pensé que nos habíamos equivocado de sendero. Eso sí, el enclave es mágico: un bosque frondoso, mucho más bonito que el de la ida. La pena de esta ruta es que el bosque apenas deja lugar a las vistas, ya que los árboles nos tapan las panorámicas. Si en la ida seguimos pintadas en la roca de color rojo y blanco, en la vuelta son amarillo y blanco. Fijaos en esas indicaciones para no perderos, aunque es difícil que os perdáis. Tras un buen rato por esta vertiente de la boca del infierno os tocará descender siguiendo las señales amarillas y blancas (que ahora en vez de ser paralelas se convierten en cuadrados). Por fin el sendero se va ensanchando hasta llegar al puente que os prometí párrafos atrás. Lo atravesáis y llegáis a una pista por la que pueden circular coches. En poco rato os plantaréis en otro puente, el de Santa Ana. Lo pasáis también y avanzáis para llegar a la carretera principal. Si giráis a la derecha tendréis a la vista vuestro coche a pocos metros.
Puente que separa la senda de la pista
Señalización tras el puente

A nosotros nos costó unas tres horas. Es posible llevar niños, nosotros nos lo tomamos con tranquilidad, parando para hacer fotos y para descansar de vez en cuando. Mañana pongo las fotos.




miércoles, 24 de julio de 2013

El dinero por encima del medioambiente


Me impresiona la frialdad con la que el gobierno español acota nuestras libertades con afán de recaudar. Lo último es especialmente sangrante: quieren evitar que podamos ser independientes energeticamente hablando.

En los últimos años han bajado los precios de los paneles solares con los que podemos producir energía eléctrica aprovechando la luz del sol. Esto podría ser aprovechado para ser autosuficientes: colocamos un panel solar en nuestro tejado y nos desvinculamos de los aumentos en las facturas de la luz. Produciríamos una energía que utilizaríamos nosotros. 

Pero el gobierno no puede permitir eso, tiene que controlarnos. Por este motivo ha creado un impuesto para todos aquellos que se dediquen a esta práctica, convirtiéndola en prohibitiva. El sol ya no es nuestro, ni el viento... ahora es del gobierno. ¿Realmente hemos avanzado algo en derechos humanos? Somos marionetas que empiezan a despertar porque la crisis ha conseguido desenmascarar al gobierno. Nos ofrecieron seguridad social para hacernos creer que se preocupaban por nosotros, pero ahora se descubren irregularidades que demuestran que sólo se beneficiaban de nuestro conformismo. Nos dieron una falsa sensación de seguridad a cambio de que no protestáramos, pero ahora nos la están quitando poco a poco mientras aparecen ladrones por todas partes.

En otros países se fomenta el que la gente utilice energías renovables, aquí se penaliza. En otros países no solo no hay impuestos por implantarlas, si no que la energía sobrante generada se le puede vender a la compañía de turno. Según la legislación española nosotros no podemos venderla, se la regalamos a Endesa. Debe ser así, pero Endesa puede seguir subiendo sus precios. ¿A qué jugamos? ¿No os parece increíble?

Cada día me parece más cercano el impuesto por respirar.  Más información:



Si realmente crees que el medio ambiente es menos importante que la economía, intenta aguantar la respiración mientras cuentas tu dinero

lunes, 22 de julio de 2013

Nociones de Surf

Ahora que ya ha pasado poco más de una semana desde que dejé el Surf Camp, quiero dejar constancia en este blog de algunas de las cosas que aprendí. Es posible que vuelva el año que viene, y como no sé si surfear es como montar en bicicleta voy a escribir unos pequeños apuntes que me sirvan para recordar en el futuro.

En primer lugar es importante colocarse mirando al mar dentro del agua, con la tabla cogida a un lado apuntando hacia el horizonte. Se trata de observar las olas de frente hasta que llegue una candidata lo suficientemente importante para poder subirse a la tabla con su fuerza. Una vez detectada hay que ser lo más rápido posible en darse la vuelta con la tabla colocándonos mirando hacia la playa, es decir, girándonos 180º. Al hacer el giro, el sentido debe ser tal que la tabla quede más cerca de la playa que nuestro cuerpo. Si giramos en sentido contrario y calculamos mal la velocidad de la ola, ésta puede empujar la tabla con fuerza contra nosotros y golpearnos. Cuando ya estamos colocados hacia la playa es el momento de tumbarnos en la tabla. Yo soy pequeño (1.62) y mi tabla era de 7.6 pulgadas. Mi referencia era poner los pies justo fuera de la tabla, de tal modo que subiendo un poco los empeines podía agarrarme un poco y colocarme justo en el medio de la tabla con facilidad. En este punto estoy ya tumbado en la tabla, colocado en la parte posterior si la viéramos de perfil, pero en el centro si la viéramos desde arriba.

Es el momento de mirar atrás para ver la situación de la ola, y cuando está a unos dos metros comienzo a mover mis brazos como si nadara. Es fundamental hacer las menos brazadas posibles, pero bien hechas. Para ello las brazadas deben ser lo más profundas posible, y con la palma de la mano bien abierta. Es parecido a nadar. Se trata de coger una velocidad que permita a la ola arrastrarnos, porque si no pasará por debajo nuestro y no podremos surfearla. En ese momento percibimos la fuerza de la ola, que no hemos perdido de vista en ningún momento, ya que aunque estábamos de espaldas a ella mirábamos hacia atrás para encontrarla con la mirada y saber en qué momento comenzar a nadar. Empezamos a ser arrastrados cogiendo gran velocidad.

Croquis
Ahora llega lo más complicado. Debemos poner las palmas de las manos debajo de nuestros pectorales, apoyándolas en la tabla. Entonces imaginamos una cruz que nos atraviesa de arriba hacia abajo el palo principal, y el palo cruzado pasa por nuestros hombros, justo por encima de nuestras palmas de las manos. Hacemos toda la fuerza que podamos para levantar nuestro torso, empujando la tabla con nuestros brazos. En ese impulso uno de los pies debe quedar en medio de la linea de la cruz que atraviesa la tabla, orientándolo perpendicularmente formando un ángulo de 90º respecto a esa línea, y el otro debe quedar exactamente en la intersección de las dos líneas de la cruz. Su orientación no es la misma que la del otro pie, si no un poco menos inclinado. Nuestras rodillas están ahora flexionadas y nosotros intentamos mantener el equilibrio con nuestro cuerpo, repartiendo el peso uniformemente para compensar. Los brazos estirados hacia delante ayudarán mucho a conseguir ese equilibrio. No debe existir rigidez en ninguna parte, todo flexionado un poco. Si todo ha ido bien ya estaremos de pie en la tabla y ya solo queda disfrutar de la ola y de la sensación tan indescriptible de libertad que se siente encima de ella.

En http://www.todosurf.com/prevision/ podemos ver la previsión de las olas que tendremos en algunas playas. Las olas vienen por tandas, entre las cuales hay un pequeño periodo de tranquilidad. Podemos aprovechar ese periodo para adentrarnos en el mar si estamos fuera tras coger una ola. Si lo intentamos durante una tanda nos cansaremos mucho más inútilmente. Cuanto mayor es el intervalo entre olas, menos olas habrá pero serán de una fuerza mayor, que es lo que realmente interesa para surfear. Para cansarnos menos al pasar una ola con la tabla, lo mejor es coger la parte superior de la tabla y elevarla un poco, saltando nosotros sobre la tabla con el pecho para no cansar los brazos. El surf es un deporte muy cansado y es importante no desaprovechar energías.

sábado, 20 de julio de 2013

Auto dieta para perder tripa

Aprovechando los conocimientos adquiridos durante este año en el gimnasio y uniéndolos con mi culturilla general voy a hacerme una dieta para acabar con esa tripita que he ganado en los dos últimos meses. Cuando se suponía que era la recta final de un trabajo de todo el año es cuando me he descuidado y ganado una capa de grasa que ahora pretendo eliminar.

Voy a tener en cuenta una serie de cosas fundamentales para que funcione la dieta:

  • Beber dos litros de agua todos los días
  • Intentar no usar los ascensores y subir por las escaleras
  • Saltarse la dieta sólo un día a la semana
  • Evitar bebidas que no sean agua excepto tés, y si se quiere beber una bebida carbonatada preferiblemente cerveza antes que Coca-cola, Aquarius, Nestea...

Además es fundamental acompañarla con ejercicio físico diario. Una buena costumbre es utilizar la bicicleta para moverse por la ciudad, ya que es un ejercicio efectivo y que al hacerlo por una causa (el transporte) pasa más desapercibido para nuestra mente aunque seguimos quemando calorías. Por otro lado ya sabéis que no soy un experto, así que si alguien tiene alguna objeción o recomendación estoy abierto a escucharlas, para eso están los comentarios.
La dieta es la siguiente:

Desayuno
  • Leche de soja
  • Muesli
  • Fruta
Almuerzo
  • Bocadillo pequeño de jamón york, o jamón serrano o atún
  • Fruta o Gazpacho
Comida
  • Arroz o pasta sin salsas
  • Un par de filetes de pechuga de pavo o pechuga de pollo o ternera
  • Un huevo duro
Merienda
  • Fruta
  • Jamón York o fiambre de pavo con queso fresco batido bajo en grasa (se puede comprar en el día o en el mercadona)
Cena
  • Ensalada de lentejas o garbanzos o judías verdes
  • Un filete de pescado blanco (Merluza por ejemplo)

viernes, 19 de julio de 2013

Fin de las vacaciones

Torre del Oro
Molletito
Una de las pocas cosas buenas que tiene el fin de las vacaciones es poder escribir en el blog con un teclado en condiciones, y no con el teclado que viene con el móvil. Es muy práctico, pero no es nada cómodo. Eso lo sé ahora en mi primer verano como bloguero. 

Realmente no he escrito apenas sobre mis días en Sevilla. Han sido días bastante intensos y de gran actividad social, así que el poco tiempo que tenía preferí emplearlo en aprovecharlo al máximo, dejando la escritura para el final.

El Rocío
He pasado calor en el sur, pero para nada lo que me venían advirtiendo. Parece ser que he tenido suerte con la temperatura comparando con las semanas anteriores en las que Sevilla debió parecer el mismísimo infierno. He comido de lujo, desde los famosos "Serranitos" hasta los "Molletitos" del desayuno, pasando por un menú en el que el pollo era el primer plato (imaginaos la ligereza del segundo plato), y también pescadito frito (boquerones, chipirones, salpicón de marisco...). En todos ellos destacaba el aceite por encima de todo, y en muchos un delicioso jamón serrano acompañado de tomate (natural o triturado). También hay que hacer mención especial a la cerveza. Aunque he echado de menos a la zaragozana Ambar, me he tenido que adaptar a Cruzcampo. En Zaragoza no me echaría una Cruzcampo ni loco, pero en el sur es difícil evitarla y al final casi todos caemos. Es posible que mi garganta se haya hecho a ese sabor un poco y ya no le tenga tanto repudio. 

Me fui de Sevilla conociendo muchos detalles de su urbe, con una excepcional guía que me explicó todo al detalle y evitó que las gitanas me leyeran la mano con la cara dura que les caracteriza. También consiguió que no me perdiera por el variopinto centro de Sevilla, una enrevesada secuencia de calles y callejuelas con un encanto muy especial. Le doy las gracias desde aquí también.

Tablao Flamenco
Y hubo tiempo para mezclarse entre la gente de allí, muchos sorprendidos por mi acento como yo me sorprendí en la primera gasolinera que paramos en los alrededores de Sevilla. Allí fue donde escuché por primera vez ese acento que ya no sería otro hasta el final del viaje, esa forma de perder consonantes al hablar con esa gracia natural que desprenden los del sur. Conocí en un día de turismo los Reales Alcáceres de Sevilla, con sus preciosos jardines y fuentes entre los que viven varios pavos reales, la Torre del Oro con el museo Naval que alberga y sus preciosas vistas del Guadalquivir, las originales setas de Sevilla en cuyo bar tomé la primera cervecita. Fui a la playa en los alrededores de Huelva pasando por el Rocío, un espectacular pueblo al más puro estilo Western con sus calzadas de arena de playa y sus postes para atar los caballos, y atravesé Doñana para poder remojarme en las cálidas y tranquilas aguas del Oceáno Atlántico.
Plaza de España

Ha sido un viaje muy completo, culminado por una hora de tablao flamenco en la que cuatro artistas mostraron el sentimiento gitano de este arte. Un guitarra, un cantante parecido al Cigala y dos bailaores que dejaron temblando las maderas que pisaban. Un espectáculo recomendable y perfecto para poner la guinda final a estas vacaciones.

domingo, 14 de julio de 2013

En Sevilla

Siguiendo con lo previsto en mis vacaciones ya me encuentro en Sevilla. Han sido dos días largos por las horas en coche durante los trayectos entre Ajo-Zaragoza y Zaragoza-Sevilla. En total sumo 17 horas en la carretera sumando las paradas. La verdad es que es muy cansado y mas con el calor que hace.
Como anécdota contaré lo que ayer me ocurrió en una estación de servicio. Al ir al baño había un cartel que daba las gracias por la voluntad. Que yo sepa en España todavìa no hace falta pagar para mear, asi que entré sin poner nada. Cuando salí me esperaba una mujer rumana que se dedicaba a limpiar los baños. Al ver que me iba sin poner ni un céntimo me preguntó que a donde iba. Le dije que iba a comer, a lo que contestó con la pregunta de que si no había visto el cartel. Le dije que sí, pero que no quería poner nada. Me empezó a explicar que limpiaba para tener todo limpio para los clientes, y yo le corté diciendo que el cartel estaba mal, que tenía que poner que hay que pagar por mear. Me dijo que no es pagar, y le dije que no quería discutir y le dejé 50 céntimos. Me dijo que no los quería, pero allí se quedaron. Pagaremos por respirar mañana.

sábado, 13 de julio de 2013

Volviendo a Zaragoza

Ya estoy volviendo hacia la capital maña. Ayer cerramos la semana con una buena fiesta en Noja, a unos diez kilómetros del camping. Ante el riesgo de quedarnos fuera como el martes, decidí sacrificarme y no beber, llevando mi furgoneta para no depender de los monitores. La verdad es que el ambiente fue espectacular y la gente se puso tibia de beber. Yo me fui a dormir a la furgoneta sobre las 2, pero el resto apareció a las 5 con gran alegria en el cuerpo. Fue una pena no poder unirme a la fiesta, pero no quería correr el riesgo de que nos quedasemos en tierra como pasó el martes. El equipo del surfcamp se abrió un poco más y pudimos conocerlos algo mejor, se les notaba más relajados después de terminar la primera semana de trabajo en el camping. La vuelta fue muy graciosa porque se unió un instructor muy cachondo granadino que acababa de llegar, y ya durmiendo yo me partía de risa porque alguien no paraba de gritar 'pagafantas' desde el interior de su tienda. Sus gritos despertaron a todo el camping y provocaron el alboroto de los perros cercanos.
Ya hoy la gente tardó en levantarse. 'Demasiados cubatas' era la frase que más se escuchaba. Fue algo triste despedirse de gente a la que se coge cariño en una semana, como Jonas, Judith o George. Es posible que el año que viene nos volvamos a ver las caras.
Adjunto foto de los tatoos que me hice para salir. Ya lo sé, soy un tio muy maduro.

viernes, 12 de julio de 2013

Último día Surfero

Comienza el último día de este campamento surfero. Llevamos dos aburridos días con olas de una fuerza irrisoria, lo que hace del surf un deporte sin sentido. Espero que la clase de las 12 nos despida con un mar más bravo para que nos quedemos con un buen sabor de boca.
Dejaremos atrás un grupo de gente variopinto en el que apenas ha habido unión por las diferencias de edad y por las diferencias culturales. Entre ellos encontramos a los alemanes, muy majos pero muy cerrados en sí mismos por el idioma, las cuquis, quiceañeras zaragozanas perseguidas por sus dos acompañantes sin éxito, las dos catalanas de 18 que pasaban el día tomando el sol o los dos madrileños de 18 que no paraban de competir entre ellos. Además están los monitores, gente con la que hemos congeniado algo más por la edad. Con algunos más que con otros, pero destacaré a Marina por no poder parar quieta ni un momento, siempre buscando algo a lo que jugar o un chiste que contar, y a Jonas, el cocinero siempre preocupado por acertar con las raciones. Además están George, austriaco que con sus indicaciones nos enseñó a surfear, y Judith, su ayudante canaria que esconde tras su genio un intento de mejorar constantemente.
Ayer jugamos a Soccer Blind, es decir, a fútbol con los ojos tapados. Uno del equipo debía orientar a los demás que no veían un carajo. Fue muy divertido aunque se hizo muy largo porque no metía un gol nadie. Me tocó ser capitán e indicar a mi equipo, es una tarea agotadora. Por lo menos conseguimos ganar el torneo y nos dieron una cerveza a cada uno de premio.

miércoles, 10 de julio de 2013

Pagando el cansancio

Hoy solo tuvimos una hora y media de clase porque el resto fue teórico. Todas las clases son en inglés y es muy gratificante comprobar que entiendo el 95% de lo que dice el instructor. No pude refrendar el progreso anterior, solo he conseguido coger dos olas hoy. Las razones son que el mar nos ha ofrecido hoy su versión más aburrida sin apenas olas y que mis biceps ya comienzan a pedir clemencia. Los tengo muy cargados. Esto viene a significar que algo hago mal, porque no noto carga en los hombros como el resto, que además tienen los biceps intactos. Me costaba levantarme por la sobrecarga. No es lo único extraño en todo esto, porque la instructora no para de repetirme que estoy muy tenso en la tabla, que no se explica como me mantengo de pie. Cuando me imita me recuerda a Forrest Gump niño con sus aparatos en las piernas.
Al final el torneo de ping pong fue mejor de lo esperado. Llegué a semifinales después de eliminar a tres instructores, y terminó por eliminar un menor, aunque estuvo muy igualado. Las nuevas generaciones vienen con fuerza.
Por último una pequeña decepción con la organización. Noz dijeron que nos llevarían a Noja de fiesta, pero al final solo llevaron a los que cabían en la furgoneta. Nos dejaron en tierra y eso que ya nos habíamos vestido para la ocasión. Un detalle muy feo.
Por lo menos me evitaron trasnochar porque madrugué para ayudar con el desayuno, que nos toca a uno cada día.
Adjunto una foto mía metiendo tripa, pero no os acostumbreis.

martes, 9 de julio de 2013

Sesión continua

Ayer tuvimos mas de tres horas de clase y hoy se repite la historia. Tanto tiempo en el agua sirve de mucho y ya he conseguido ponerme de pie en unas cuantas olas, es una sesación espectacular. La verdad es que se hace corto y te quedas con ganas de seguir progresando. Y eso que es un ejercicio intensísimo, a pesar de que comemos bastante creo que he perdido un poco de lorza que he gané durante mi proyecto fin de grado. Por lo demás, ayer estuvimos escuchando tocar a unos alemanes que nos improvisaron un unplugged. No nos comunicamos mucho con ellos por el idioma, así que utilizamos idiomas universales para ello: deporte, música, cerveza... Y eso que una chica que va con ellos habla un poquito de español. Ayer hubo torneo de voley al que no se apuntó nadie, y hoy al de ping-pong seguro que nos apuntamos todos.

domingo, 7 de julio de 2013

Primera surf class

La primera clase de Surf ha estado genial, aunque ha sido duro entrar a las frías aguas del Cantábrico. Y eso que el neopreno hace que todo sea llevadero, pero los primeros pasos hacen que se te pongan los pelos como escarpias. El proceso era el siguiente: el instructor nos comentaba lo que ibamos a hacer en la arena y luego entrábamos al mar para practicar. Después nos hacía una señal y salíamos para repetir el proceso. Hemos aprendido a dejarnos llevar por las olas, y en los últimos diez minutos de la clase a ponernos de pie, aunque yo no lo he conseguido. Mañana dos clases nos esperan, asi que espero progresar bastante en este hito. Con tres horas alguna vez lo lograré, no?
También hemos tenido yoga con unas posiciones imposibles para la rigidez de mi cuerpo de playmovil. En breves vamos a cenar y luego juegos para conocernos mejor entre los integrantes del grupo. Hoy hemos jugado a voley con los monitores, al ping pong con unos alemanes y ayer cantamos canciones mientras una monitora tocaba la guitarra. Por un momento pareciamos una secta, o que estábamos en catequesis.

Surf noob


Ya estamos en Ajo, una bonita localidad cántabra que combina un enérgico mar con un moderado relieve. Allí se encuentra el camping Arenas, en cuya periferia se alojan decenas de furgonetas hippies con su peculiar estilo de vida. Sin ir más lejos ayer pillamos a una pareja en la playa en pleno cunnilingus.
Acabamos de probarnos los neoprenos y ya tenemos uno asignado para toda la semana. Esperaba más gente de nuestra edad, pero la gran mayoría son adolescentes que no llegan a los 18.
A las 14 es la primera clase y a las 19 tendremos yoga orientado al surf. Poco mas puedo contar, excepto que ayer nos presentamos los 22 componentes del grupo, entre los que hay algún aleman. Nos presentamos en inglés y asi practicamos un poco.

viernes, 5 de julio de 2013

Comienzan las vacaciones

www.tourandsun.com
Hoy comienzan mis vacaciones, con lo que también aumenta el riesgo de que este blog no se actualice diariamente. Tal y como pasó cuando viajé a La India intentaré escribir artículos diariamente, aunque no sé si podré publicarlos. En ese caso los publicaré posteriormente y de forma progresiva, igual que en el viaje de Semana Santa.

Mañana salimos en dirección a Ajo, una localidad cántabra de indudable belleza según los conocedores de la zona. Allí pasaré una semana intentando aprender Surf, un deporte sobre el que apenas sé nada, pero también emplearemos el tiempo en otras actividades que nos ofrecen los organizadores. Tiene todo una pinta genial, y lo corroboran los dos acompañantes que tengo: estuvieron ya el año pasado, y también el anterior. 

Aun queda todo por preparar, incluída la revisión de mi furgoneta que está en proceso ahora mismo, pero ya casi puedo oler el mar y sentir el frío de las aguas del Cantábrico. Seguro que es eso lo que peor llevo de todo. 

Por lo demás, la música del viaje será abaderada por Los Gandules. Este par de aragoneses y Susan Vaga llevan unos días consiguiendo que me parta de risa. Son geniales creando versiones de conocidas canciones, y siempre incluyen un remix que denominan 'la década apestosa mix' en todos sus álbumes. Como es viernes y para mí el comienzo de las vacaciones, es buen momento para escuchar un poco de música:





jueves, 4 de julio de 2013

Confusos

El mundo nos tiene tan confusos como engañados. Puede que esa confusión forme parte de un plan genial, un plan en el que descubrimos por nosotros mismos qué es lo importante y qué es lo que no merece tanto la pena. El sistema capitalista no hace más que enrevesar mas esa confusión, convirtiendonos en robots programados para desear lo que no tenemos para hacer ricos a nuestros semejantes. Pero esos semejantes han caído en la misma telaraña que el resto. Han firmado un contrato moral consigo mismos que establece que su felicidad solo durará lo que tarde un nuevo deseo en aparecer. Su ambición es su condena.
Somos animales sociales por naturaleza, y tal vez en ese pilar de nuestra existencia deba basarse nuestra felicidad. Aceptar e intentar comprender a los que nos acompañan en el día a día, despejando su vista de la locura que a todos nos invade a veces inevitablemente, ya que es imposible estar cuerdo en un mundo regido por normas tan poco naturales.

Grado: Objetivo cumplido

Vamos!!
Ayer a estas horas estaba muerto de nervios. Apenas quedaban 7 horas para la cita sobre la que había girado mi existencia las últimas semanas. Todo había quedado en un segundo plano: mi casa estaba hecha una porquería, había dejado de hacer comidas sustituyéndolas por comida rápida y poco saludable y el gimnasio me echaba de menos. Después de trabajar siempre me esperaba una maratoniana sesión de proyecto fin de Grado.

Pero ayer por la tarde todo iba a terminar. A estas horas me preguntaba si era normal estar tan nervioso. Pensaba en si Isco estaría tan nervioso como yo en su presentación con el Real Madrid. Se presentaba esa mañana ante miles de personas. Él es un chaval de 22 años pero yo tengo 30 y mi presentación era ante un tribunal compuesto por sólo 3 integrantes. Seguro que Isco no estaba tan nervioso como yo a pesar de todo. 

Sabía que el tiempo avanzaría implacable hacia la hora de la presentación sin que yo pudiera impedirlo, y que una vez llegada esa hora tendría que empezar a contar en qué había consistido el trabajo de los últimos meses. Conocía mi proyecto de cabo a rabo, había ensayado la presentación una docena de veces y estaba preparado para contestar a todas las posibles preguntas que el tribunal podía hacerme. Sin embargo no me relajaba nada. Ni si quiera que mi director de proyecto me dijese el buen trabajo que había realizado.

Con una tila en el cuerpo y sin hacer uso de pastillas para los nervios me planté en el aula donde tendría lugar el evento. Afeitado después de años sin hacerlo, sin mi pendiente y con una corbata al cuello parecía otra persona. Me cruzaba por los pasillos con gente con la que convivo en el día a día y notaba que no me reconocían hasta que me dirigía a ellos o estábamos a escasos metros de distancia. Había perdido mi identidad, pero todo era por un objetivo final, un objetivo que me marqué hace mucho tiempo y que por fin he conseguido.

Empecé tremendamente nervioso y mi temblorosa voz me delataba. También mis gestos: si el bolígrafo que llevaba en la mano pudiera hablar me hubiera dicho que tenía ganas de vomitar de tanto meneo. Poco a poco fui adquiriendo confianza, aunque mucho más despacio de lo que yo esperaba. Me planté en la diapositiva número diez con la sensación de que ya debían haberse ido los nervios, pero perseveraban y se aferraban al momento con fuerza, resistiéndose a marcharse. Fueron menguando y mi lenguaje se tornó más claro. Mi monótono hilo de voz siguió parecido al de un robot, algo que no supe cambiar.  

Llegó el turno de preguntas y el tribunal no fue demasiado duro. Las felicitaciones y enhorabuenas previas a sus preguntas me relajaron enormemente, ayudándome a responder con más seguridad. No fue mucho tiempo el dedicado a las preguntas, o desde luego si lo fue no fui consciente porque seguramente me sentía mucho más cómodo. Cuando salí de la sala para que los miembros del tribunal debatieran mi nota no pude impedir hacerlo con una sonrisa pintada en mi cara. Ese momento no fue duro y aproveché para soltar la tensión abrazando a los amigos que habían venido a verme exponer. Comentamos como me habían visto y me llamaron para recibir la nota. Ni más ni menos que un 8.7, una nota increíble y que me dejó muy satisfecho. Recibí enhorabuenas sin parar y yo estaba tan agradecido que no tenía muy claro como actuar para poder mostrar lo contento que estaba, todo era poco y mi rigidez natural me impedía tomarme ciertas libertades para mostrar mi estado actual de alegría.

Todo ha terminado, por fin soy Graduado en Ingeniería Informática. Todo el trabajo realizado ha dado sus frutos y por fin tengo mi título. De momento es sólo un papel, pero realmente es algo mucho más importante: es la consecución de un objetivo marcado, un objetivo que un día parecía imposible y que hoy es una realidad. Es motivación, es orgullo y es amor propio al demostrarme que soy capaz de conseguir cosas. La vida es marcarse objetivos complicados y trabajar por ellos, y en algunos casos como este conseguirlos. Tendré que empezar a pensar en el siguiente, que bien sería alguno de los que tengo pendientes.

lunes, 1 de julio de 2013

Consejos de un moribundo

Denis Wright
Hoy he leído la historia de Denis Wright. Denis es un norteamericano de 66 años al que le detectaron un cáncer cerebral hace ya cuatro años. Los médicos pensaban que su cuerpo aguantaría poco tiempo el desarrollo de la enfermedad, pero de momento sigue en su lucha por la vida. Una de sus primeras decisiones fue crear un blog, en el que escribe asiduamente. Le puso un título bastante significativo: "My Unwelcome Stranger" ("Mi extraño no bienvenido").

En uno de sus artículos más relevantes enumera una serie de consejos para aprovechar la vida como si cada día fuera el último. Desde la aceptación de la muerte, Denis nos regala estos "consejos de un moribundo" como él mismo los llama:
  1. No desperdicie sus días trabajando en un oficio que detesta. La vida es demasiado corta como para disfrutarla únicamente por la noche y los fines de semana.
  2. Si en su vida pasa algo malo e inevitable, intente adaptarse y no lamentarse.
  3. Si considera que hay algo que pueda cambiar, trate de conseguirlo por todos los medios. Intente comprender la esencia del problema y descubrirá que se puede resolver. 
  4. No existen buenas y malas decisiones. Si ha hecho algo que cree que es incorrecto, aprenda la lección y corríjalo la próxima vez. Sentarse a llorar por lo que ya ha hecho es una pérdida de tiempo. 
  5. No se arrepienta del pasado, es imposible cambiarlo. Viva del presente, pero no el de un sólo momento, pues es demasiado corto. El ahora tan sólo abarca un poco del pasado, un poco del presente y un poco del futuro. 
  6. Discúlpese con la gente a quien siente que podría haber hecho daño. Nadie es perfecto, por lo que ha de admitir la responsabilidad que tiene en el sufrimiento de otro. 
  7. Sea abierto de mente y acepte nuevas ideas y posibilidades.
  8. Intente conservar el sentido del humor, aunque no sea complicado. 
  9. Carpe Diem, o lo que es lo mismo, aproveche el momento. 
  10. No tema a la muerte. Si no tiene miedo a eso, no temerá nada que le depare la vida.
En la cabecera de su blog podemos leer una serie de frases que definen bien cual es el objetivo de su blog, que acumula muchísimo contenido después de cuatro años de trabajo:

Mucho de lo que leerás aquí es vida y diversión, con historias de mi pasado, divertidas y serias. Pero tengo un extraño no bienvenido alojado en mi cerebro, como averiguarás si lees mis historias. Nuestros destinos están entrelazados, pero su presencia me recuerda cada minuto que cada día de vida es un milagro. Este es mi espacio para reflejar mi vida, y un área interactiva donde podemos compartir nuestras experiencias libremente. Sin ti, este blog no tendría razón de ser. Carpe Diem!

¿Hace falta que nos venga a visitar un extraño a nosotros para empezar a vivir cada minuto como si fuera el último? Empecemos hoy.

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…