lunes, 29 de julio de 2013

El camino de los francos

Desde el inicio de la calzada romana
En esta ocasión os voy a hablar de una ruta que hice el domingo. Se trata de la ruta de los francos, un sendero que recorre por el lado la boca del infierno y vuelve por el otro lado al punto de origen. La boca del infierno no es más que un barranco que se encuentra en el valle de Hecho, en los pirineos oscenses.

Montaña con apariencia de fortaleza
Para llegar al comienzo debéis tomar la carretera que va desde la localidad de Hecho a la de Siresa, dejando esta última localidad atrás. La carretera no es buena, pero realmente no son mucho kilómetros hasta llegar al origen de la ruta. Comenzáis a subir y pasáis un túnel, luego continuáis subiendo un poco hasta llegar al desvío que indica que hay un camping llamado 'Borda bisáltico' (que por cierto, es un camping muy chulo ya que está bastante alejado de cualquier población. Volviendo en coche por la noche pudimos ver un zorro o una liebre enorme). No tenéis que tomar ese desvío, es solo para orientaros porque solo unos metros más adelante es el comienzo de la ruta. En la parte derecha de la calzada encontráis un descanso donde se pueden aparcar dos coches, yo dejé ahí mi furgoneta porque justo a la izquierda de la calzada comienza el camino. Está indicado como 'Calzada romana' o algo parecido, y es que en el transcurso del sendero pasaremos por una.

Ya caminando empezamos a subir introduciéndonos en un bosque bastante poblado. Será una subida constante hasta unos 40 minutos de trayecto, pero no se hace demasiado dura. Atravesaremos sin dificultad un riachuelo que cae de la montaña y seguiremos ascendiendo. Llegado el momento se despoblará un poco el bosque y veremos la antiquísima calzada romana, desde la que tendremos una preciosa perspectiva de lo que hemos ascendido. También veremos (si nos giramos para ver el paisaje) a la izquierda el inicio de la boca del infierno, así como una alta montaña con apariencia de fortaleza inexpugnable, al frente un pequeño puente por el que pasaremos al final, y a la derecha (por donde hemos venido) nuestro coche aparcado como si fuera una miniatura. Seguimos el camino hasta llegar a lo que fue un pequeño y antiguo castillo romano. Desde él se regulaba quien pasaba o no por este camino, pero eso fue hace más de 2000 años y el tiempo pasa factura. A partir de aquí comienza el descenso de todo lo subido. Tras unos 20 minutos llegaremos a la altura de la carretera, que tendremos que atravesar, al igual que el río por un puente habilitado. Tras cruzarlo retomamos un sendero que aparece a nuestra derecha, en el sentido contrario del que veníamos.

Señal que indica la continuación de la ruta
Castillo desde la otra vertiente del barranco
Ojo porque la subida es de órdago. Un lugareño nos comentó que la ruta no le gusta porque es todo subidas y bajadas, y tenía razón: lo que nos queda es un poco rompepiernas. Cuando parece que vas a empezar a bajar porque ya estás demasiado alto lo haces, pero luego vuelven las subidas para volver a bajar. Fueron tantas que en un momento determinado pensé que nos habíamos equivocado de sendero. Eso sí, el enclave es mágico: un bosque frondoso, mucho más bonito que el de la ida. La pena de esta ruta es que el bosque apenas deja lugar a las vistas, ya que los árboles nos tapan las panorámicas. Si en la ida seguimos pintadas en la roca de color rojo y blanco, en la vuelta son amarillo y blanco. Fijaos en esas indicaciones para no perderos, aunque es difícil que os perdáis. Tras un buen rato por esta vertiente de la boca del infierno os tocará descender siguiendo las señales amarillas y blancas (que ahora en vez de ser paralelas se convierten en cuadrados). Por fin el sendero se va ensanchando hasta llegar al puente que os prometí párrafos atrás. Lo atravesáis y llegáis a una pista por la que pueden circular coches. En poco rato os plantaréis en otro puente, el de Santa Ana. Lo pasáis también y avanzáis para llegar a la carretera principal. Si giráis a la derecha tendréis a la vista vuestro coche a pocos metros.
Puente que separa la senda de la pista
Señalización tras el puente

A nosotros nos costó unas tres horas. Es posible llevar niños, nosotros nos lo tomamos con tranquilidad, parando para hacer fotos y para descansar de vez en cuando. Mañana pongo las fotos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…