lunes, 22 de julio de 2013

Nociones de Surf

Ahora que ya ha pasado poco más de una semana desde que dejé el Surf Camp, quiero dejar constancia en este blog de algunas de las cosas que aprendí. Es posible que vuelva el año que viene, y como no sé si surfear es como montar en bicicleta voy a escribir unos pequeños apuntes que me sirvan para recordar en el futuro.

En primer lugar es importante colocarse mirando al mar dentro del agua, con la tabla cogida a un lado apuntando hacia el horizonte. Se trata de observar las olas de frente hasta que llegue una candidata lo suficientemente importante para poder subirse a la tabla con su fuerza. Una vez detectada hay que ser lo más rápido posible en darse la vuelta con la tabla colocándonos mirando hacia la playa, es decir, girándonos 180º. Al hacer el giro, el sentido debe ser tal que la tabla quede más cerca de la playa que nuestro cuerpo. Si giramos en sentido contrario y calculamos mal la velocidad de la ola, ésta puede empujar la tabla con fuerza contra nosotros y golpearnos. Cuando ya estamos colocados hacia la playa es el momento de tumbarnos en la tabla. Yo soy pequeño (1.62) y mi tabla era de 7.6 pulgadas. Mi referencia era poner los pies justo fuera de la tabla, de tal modo que subiendo un poco los empeines podía agarrarme un poco y colocarme justo en el medio de la tabla con facilidad. En este punto estoy ya tumbado en la tabla, colocado en la parte posterior si la viéramos de perfil, pero en el centro si la viéramos desde arriba.

Es el momento de mirar atrás para ver la situación de la ola, y cuando está a unos dos metros comienzo a mover mis brazos como si nadara. Es fundamental hacer las menos brazadas posibles, pero bien hechas. Para ello las brazadas deben ser lo más profundas posible, y con la palma de la mano bien abierta. Es parecido a nadar. Se trata de coger una velocidad que permita a la ola arrastrarnos, porque si no pasará por debajo nuestro y no podremos surfearla. En ese momento percibimos la fuerza de la ola, que no hemos perdido de vista en ningún momento, ya que aunque estábamos de espaldas a ella mirábamos hacia atrás para encontrarla con la mirada y saber en qué momento comenzar a nadar. Empezamos a ser arrastrados cogiendo gran velocidad.

Croquis
Ahora llega lo más complicado. Debemos poner las palmas de las manos debajo de nuestros pectorales, apoyándolas en la tabla. Entonces imaginamos una cruz que nos atraviesa de arriba hacia abajo el palo principal, y el palo cruzado pasa por nuestros hombros, justo por encima de nuestras palmas de las manos. Hacemos toda la fuerza que podamos para levantar nuestro torso, empujando la tabla con nuestros brazos. En ese impulso uno de los pies debe quedar en medio de la linea de la cruz que atraviesa la tabla, orientándolo perpendicularmente formando un ángulo de 90º respecto a esa línea, y el otro debe quedar exactamente en la intersección de las dos líneas de la cruz. Su orientación no es la misma que la del otro pie, si no un poco menos inclinado. Nuestras rodillas están ahora flexionadas y nosotros intentamos mantener el equilibrio con nuestro cuerpo, repartiendo el peso uniformemente para compensar. Los brazos estirados hacia delante ayudarán mucho a conseguir ese equilibrio. No debe existir rigidez en ninguna parte, todo flexionado un poco. Si todo ha ido bien ya estaremos de pie en la tabla y ya solo queda disfrutar de la ola y de la sensación tan indescriptible de libertad que se siente encima de ella.

En http://www.todosurf.com/prevision/ podemos ver la previsión de las olas que tendremos en algunas playas. Las olas vienen por tandas, entre las cuales hay un pequeño periodo de tranquilidad. Podemos aprovechar ese periodo para adentrarnos en el mar si estamos fuera tras coger una ola. Si lo intentamos durante una tanda nos cansaremos mucho más inútilmente. Cuanto mayor es el intervalo entre olas, menos olas habrá pero serán de una fuerza mayor, que es lo que realmente interesa para surfear. Para cansarnos menos al pasar una ola con la tabla, lo mejor es coger la parte superior de la tabla y elevarla un poco, saltando nosotros sobre la tabla con el pecho para no cansar los brazos. El surf es un deporte muy cansado y es importante no desaprovechar energías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…