lunes, 30 de septiembre de 2013

Candanchú - Ibón de Estanés

El sábado subí al Ibón de Estanés, el segundo ibón al que he subido este verano. En esta ocasión la dificultad ha sido muy baja, y hasta un niño de 6 años consiguió subir sin apenas dificultad. Eramos un grupo de 19 personas, así que el servicio de deportes de la Universidad San Jorge nos lo puso todo en bandeja: autobús, guía y seguro por solo 15€ por cabeza. El hecho de que lo organizaran ellos hizo que me desentendiera por completo de lo que es la ruta, así que no voy a aventurarme a daros indicaciones porque la verdad es que me dediqué a disfrutar del camino y a hacer fotos.  Podéis encontrar en Internet muchos blogs donde os indicarán como realizar esta ruta, os pongo algunos ejemplos:



El ibón de Estanés esta a algo más de 1700 metros sobre el nivel del mar, bastante bajo para lo normal en este tipo de formaciones geológicas. El camino comienza en la estación de esquí de Candanchú, y aunque se va subiendo progresivamente sin pendientes demasiado duras, también se alternan bajadas que luego hay que volver a remontar. En los alrededores de la estación pasamos por un sendero sin apenas árboles, que en unos 20 minutos se adentra en un precioso bosque en el que se empieza a ascender con algo más de dureza. Se atraviesan un par de riachuelos por los que baja el agua y hay que prestar atención para no resbalarse. Pasado el bosque entramos en la parte alta de las montañas y esta es la parte que más dura se hace, ya que parecemos estar muy cerca pero aun quedará una media hora. Esta parte es también muy verde aunque esté más despejada de árboles, y en la zona podemos ver caballos pastando a sus anchas o ovejas y cabras sin miedo a las alturas. Finalmente se llega al ibón, que está en una zona ideal para comer y descansar siempre y cuando no haga el frío que nos hizo a nosotros. Íbamos preparados ante la amenaza de lluvia, pero a pesar de ir bien abrigados comer en los alrededores nos dejó helados. Visto el panorama comimos en apenas 10 minutos y nos apresuramos a bajar por la zona de Francia, donde nos recogería el autobús. La bajada fue muy rápida y un poco peligrosa por el barro, lo que hizo que más de uno diera con su trasero en el suelo, pero sin mayores consecuencias.


Nos costaría unas 5 horas en total, y además no nos llovió más que cuatro gotas para nuestra suerte. Al final acabamos en un bar de la Estación de Canfranc, tomando algo caliente y algunos un par de cervezas. Una excursión preciosa y apta para los más pequeños, ideal para iniciarse en senderos de montaña.

El ibón de Estanés

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…