miércoles, 11 de septiembre de 2013

Real Zaragoza: Desastre tras desastre

Ayer este blog cumplía un año de vida mientras el Real Zaragoza volvía a hacer el ridículo más espantoso en Mendizorroza. Y es que el desmoronamiento del club a nivel deportivo es una consecuencia directa de la mala gestión de su máximo accionista: Agapito Iglesias. En lo que lleva de 2013 el equipo sólo ha sido capaz de ganar 3 partidos oficiales, lo que habla muy a las claras de la trayectoria que llevamos.

No es culpa del entrenador, ni de su extraña forma de expresarse a modo de político, escuchando las preguntas como si se las esperase pero sin saber dar una explicación clara. Paco Herrera está al mando de un vestuario formado por jugadores de nivel bajo o demasiado jóvenes para asumir la responsabilidad del ascenso. Tampoco es culpa de esos jugadores, porque al fin y al cabo están trabajando lo mejor que saben, aunque sepan poco. Es culpa de los excesos de un presidente que hizo que el club viviera por encima de sus posibilidades económicas durante un periodo de apenas tres años (con descenso a segunda incluido), tres años por los que su afición pagará durante muchos más.

Hubo un tiempo en que a La Romareda iba el aficionado con ilusión, sabiendo que su equipo era capaz de ganarle un partido a cualquiera, incluidos el Real Madrid o el Barcelona. Hubo un tiempo en el que los abonados eran más del doble, en los que teníamos jugadores pretendidos por los grandes clubes de Europa. No es fácil contentar a una afición exigente como es la maña, y el antiguo presidente Alfonso Solans lo sabe de sobras. Él llevaba las cuentas en orden y no hacía grandes derroches económicos (salvo excepciones como el fiasco Drulic), pero siempre conseguía tener un equipo apañadito después de vender a los mejores cada temporada para cuadrar las cuentas. Agapito fue un soplo de aire fresco que trajo inversiones millonarias por futbolistas de renombre, que al final resultaron estar pasados de rosca y de vuelta, como el caso del Payaso Aimar. Al final, esa política de derroche dio con el equipo en Segunda donde se siguió derrochando, contratando al mejor entrenador español del momento: Marcelino García Toral. 

Al final resulta que tenemos un equipo que no es nuestro, donde los jugadores más jóvenes y prometedores vienen sabiendo que el año siguiente no estarán porque no vienen con opción de compra, donde los jugadores más veteranos vienen a pasar sus últimos años de carrera deportiva. No tenemos nivel para subir, pero si lo hiciéramos, ¿con qué equipo contaríamos? El Real Zaragoza no tiene ni dinero ni patrimonio.

Y mientras la afición abandona el campo después de ver que su equipo lleva un gol marcado en cinco partidos, en el Real Zaragoza seguimos viendo jugadores que no dan la talla y que no son de aquí. Sin lugar a dudas, si no vamos a dar la talla por ningún campo, prefiero que lo haga gente de la tierra, porque el sentido de fichar gente de fuera es subir el nivel, no ser más exóticos. Prefiero ver a Laguardia en el campo, que sé que no lo hará peor que Paredes o Álvaro, pero por lo menos es zaragozano y siente la camiseta. 

No me puedo creer que con la afición que hay en Aragón por el fútbol no encontremos más jugadores aptos para segunda división. Seguro que no son peores que los vascos o los catalanes, pero se debe a una mala inversión en la cantera. La Real Sociedad es un ejemplo, invirtieron en cantera lo que otros en fichajes extranjeros, y ahí están los resultados. No pretendo que el Real Zaragoza llegue a la Champions League con ellos, pero por lo menos subir a primera y competir dignamente como se merece esta ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…