martes, 15 de octubre de 2013

¿Alguien sabe lo que es una serendipia?


Una serendipia científica se produce cuando alguien realiza un descubrimiento de forma fortuita. A lo largo de la historia se han producido centenares de serendipias científicas, y da igual el periodo porque a pesar del avance de los medios estas cosas siguen sucediendo. La más famosa y recordada es la de Isaac Newton al caerle una manzana en la cabeza y pensar acerca de la gravedad y sus efectos, o la de Arquímedes al meterse en su bañera y pensar que el agua aumentaba su nivel lo mismo que su propio volumen. Sin duda estas nos parecen de Perogrullo hoy en día, pero en su época fueron descubrimientos fundamentales. Realmente hay muchas más, pero no dejan de ser casualidades que se mezclan con una mente pensante que consigue sacar una información relevante de ese hecho.

Una serendipia literaria es mucho más curiosa aunque no deja de ser una casualidad también. Se trata del hecho de que un escritor describa un hecho o un objeto que no existe ni ha pasado en su época, pero que en el futuro terminó ocurriendo o existiendo. Y no hablamos de cosas que presumiblemente todos intuían que acabaría existiendo, si no de cosas improbables. La serendipia literaria más famosa es la que se refiere al hundimiento del Titanic. Morgan Robertson escribió una novela llamada 'El naufragio del Titán' catorce años antes de que el Titanic se hundiera, y las coincidencias son totalmente increíbles. Ambos fueron calificados como insumergibles en sus realidades, y sus dimensiones eran casi calcadas, además de su estructura. Ambos salieron del puerto de Southampton un mes de Abril y contaban con casi el mismo número de botes salvavidas. Ambos se hundieron como consecuencia de un choque con un iceberg, aunque el Titán fue en medio de una tormenta y el Titanic fue con buen tiempo y el mar en calma. Por lo menos en la realidad sobrevivieron 705 personas, y en la ficción solo 13.

Pero no solo de serendipias literarias y científicas vive el hombre, si no también de autenticas casualidades en la vida normal. Aquí tenéis unas cuantas que os llamarán poderosamente la atención, como por ejemplo una mujer que compró la misma placa fotográfica para sus dos hijos, resultando una foto mezclada entre los dos. La primera vez no pudo ir a recogerla y se puso a la venta de nuevo como si no se hubiera utilizado. La casualidad quiso que años después comprará la misma placa para su otro hijo con el resultado ya comentado.

Os dejo un programa de radio sobre serendipias, que aunque ya tiene sus años (es previo a Tercer Milenio y sale el propio Iker Jimenez) resulta interesante de escuchar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…