miércoles, 16 de octubre de 2013

Autopistas en el pirineo

En verano suelo subir bastantes veces al Pirineo para disfrutar de lo que nos ofrecen las montañas. Resulta increíble que a apenas hora y media de Zaragoza podamos disfrutar de parajes tan preciosos como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, por nombrar al más conocido.

Una de las últimas veces que subí fue para pasar una noche en el valle de Hecho. Iba con mi hermano y subiendo el puerto del Monrepos empezamos a hablar sobre las carreteras. Y es que cada vez es más fácil subir al Pirineo porque cada vez hay más carreteras que nos llevan a los lugares más recónditos. Cada vez realizamos menores esfuerzos para llegar a ibones o a estaciones de esquí, y es que nos lo dan todo hecho. El esquí mueve tanto dinero que los gobiernos no pueden dejarlo pasar, así que sin ningún tipo de reparo se lanzan a crear autopistas y carreteras para exprimir ese limón tan jugoso. Pero esto destruye todo el entorno natural y hace que todo sea menos salvaje, que la flora y la fauna ceda territorio ante suelos de asfalto por los que pasan miles de vehículos escupiendo humo sin parar. Y al ceder territorio su población se reduce como es lógico solo para fomentar la comodidad del ser humano, su ocio y enriquecer a los más ricos.

Parece que si somos capaces de llegar a un lugar sin apenas esfuerzo ese lugar es menos válido. Ahora para subir al Everest se requieren años de preparación, una condición física descomunal, una gran capacidad de sacrificio y una moral inquebrantable. ¿Que pasaría si dentro de 200 años montan un telesilla que nos lleva sentados hasta la cima? ¿Seguirían los expedicionarios preparándose tanto? ¿Valorarían de la forma actual el valor de aquel paisaje? Estoy seguro de que no. Pienso que es necesario que haya lugares que sean protegidos, que llegar hasta ellos represente un reto que consigamos verlo como un paraíso y no como una zona turística a la que se puede acceder comiendo un helado. Y es necesario que no tengamos que recorrer miles de kilómetros para alcanzar esas zonas, porque las tenemos hoy, pero a este paso mañana no.

Basta de tantas autopistas en zonas donde ya hay carreteras. No importa que sea más difícil llegar si luego el paraje está mejor cuidado. Estamos tirando piedras sobre nuestro tejado aunque parezca que facilitemos las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…