viernes, 18 de octubre de 2013

El Mandala del Ser

El Mandala del Ser se reduce al gráfico que tenéis encima de estas palabras. En resumen es que nuestra mente sólo puede estar en uno de esos cinco lugares que veis: en el presente, en el presente comparándonos con los demás, en el presente valorándonos nosotros mismos, en el pasado o en el futuro.

Lo único real es el presente, es el único lugar en el que lo que hay es lo que somos. En el presente no hay conflictos y disponemos de todos nuestros recursos listos para ser utilizados, sin impedimentos. Pero necesitamos muchas veces mirar al pasado donde acumulamos información a través de la experiencia, y utilizamos esa información en el presente para no cometer los mismos errores, esto es normal. Como también es normal mirar al futuro para disponer de una organización que nos permita asegurar nuestra correcta evolución, aunque todo lo que hagamos sea siempre en el presente.

Otras veces creemos estar en el presente pero realmente no lo estamos. Estamos juzgándonos a nosotros mismos de dos maneras: creyendo que somos lo más, o creyendo que no valemos un carajo. Ninguna de esas valoraciones es real, es todo fruto de nuestra imaginación puesto que nuestro valor no varía nunca. Otras veces nos comparamos con los demás generando competitividad innecesaria, celos, envidia o rabia. Podemos ser agresores juzgando sin piedad a los demás, o podemos ser víctimas sintiéndonos juzgados cruelmente por el resto. Sin duda esto sigue llevándonos lejos del presente, representando una realidad paralela perjudicial para nuestra salud mental.

Es lógico y normal pasar por los cuatro lugares que no son el presente. Nuestra mente no nos permite por lo general estar siempre viviendo el momento, pero lo normal y saludable es tocar lo máximo posible la estación central del dibujo. Realizamos círculos que nos llevan por el resto, pero conviene parar la inercia de la mente para transportarla a la realidad, para abrir los ojos y ver lo que realmente hay. La mayor parte de los trastornos vienen por pasar demasiado tiempo fuera del presente. Si vamos mucho al pasado sufriremos de culpa, nostalgia o remordimientos, y si nos vamos al futuro un miedo o una esperanza irreal impulsará nuestra vida impidiéndonos ser libres. Si juzgamos demasiado nos sentiremos los mejores o los peores, algo que esta totalmente fuera de la realidad, y si juzgamos a los demás nos alejaremos de nuestra propia esencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…