jueves, 23 de enero de 2014

Encuentro en mis sueños

Hoy he soñando con mi hermano Chucky. Aunque los sueños no son reales, tienen la magia de hacerte sentir cosas que ya no son posibles. En mi sueño Chucky no había muerto, y no había pasado tanto tiempo sin verle. Simplemente me lo encontraba en un camino porque se había escapado de casa, buscando una de esas aventuras que a él le gustaba tanto vivir. Yo me agachaba y lo cogía, él se sentaba en mi antebrazo y yo lo llenaba de besos mientras me dirigía hacia casa, para volver a dejarlo allí fuera de los peligros como el que acabó con su vida. El encuentro me ha hecho despertar con una alegría especial, porque aunque todo esté en mi cabeza es como si todavía estuviese vivo.

Ya despierto, lo tuve en mente durante bastante rato. Recordé alguna de las anécdotas que viví con él, como aquella vez que íbamos andando hacia casa y un perro enorme comenzó a correr en nuestra dirección. Chucky y yo no sabíamos sus intenciones, pero estaba claro que su objetivo era mi pequeño amigo. Así que lo cogí en brazos, y aprovechando que mi furgoneta estaba aparcada al lado la abrí y metí allí a Chucky, cerrando la puerta rápido. El perro se me abalanzó, sólo tenía ganas de jugar, pero con la fuerza que tenía resultaba algo peligroso. Chucky miraba desde la ventanilla la escena, con dos patas en el asiento, dos patas en el cristal y las orejas pingadas hacia arriba. Ladraba con fuerza asustado. Después de jugar un rato con el perro grande, se cansó y se fue por donde había venido. Saqué a Chucky del coche y volvimos a casa.

Las siguientes semanas mi pequeño hermano no me quitó ojo de encima. Era gracioso porque me observaba comer, cuando me despertaba ahí estaba él observándome fijamente en posición de esfinge. No sé qué pensaba él, pero era como si me admirara y me protegiera como agradecimiento. Me resultaba gracioso y me agradaba su presencia. Era un perro genialmente inteligente, y doy las gracias por haber coincidido con él durante los 13 años de su vida. Espero seguir encontrándomelo de vez en cuando en mis sueños, porque como él mismo sabe, lo echo de menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…