martes, 18 de marzo de 2014

La ascensión al Moncayo que nunca ocurrió


El viernes pasado estaba previsto que me acercara de nuevo al Moncayo para intentar ascenderlo por la noche. Sin embargo no pude ir, dejando a mis compañeros de ascensión con el culo completamente al aire. No es un secreto que no tengo ni su pericia, ni su experiencia, ni su ambición, ni su material para y por ascender montañas, aunque amo la naturaleza y me apasionan los parajes naturales donde el ser humano apenas deja su huella.

El viernes por la noche las condiciones no eran las mejores, aunque yo personalmente dudaba de que pudieran ser peores que las que sufrimos un mes atrás, cuando intentamos los tres la ascensión. Por lo que me contaron hacía mucho frío, niebla intensa y tramos helados. Aun así era mejor que la otra vez. La diferencia: la ruta de ascenso. Esta vez sería por el cucharón, y no por la ruta normal que seguimos. 

El cucharón es mucho más peligroso. Yo lo descubrí el año pasado. Y tenía mis dudas al respecto al estado de esa zona, porque se acerca peligrosamente la primavera y había hecho bueno últimamente. Pensaba que el deshielo dificultaría mucho el ascenso, haciéndolo más peligroso. Pero finalmente no pude acompañarles.

Al día siguiente amanecí con las noticias de mis compañeros en facebook. Diego había subido, pero Alberto no se encontraba bien y no lo consiguió. Lo más impactante llegó cuando me topé con esta noticia:

Rescatado ileso un montañero en el Moncayo tras varias horas bloqueado en una pendiente helada

Había sido horas antes de la hora prevista que yo subiera. En el enlace se puede ver el vídeo del rescate del montañero, que quedó atascado justo por la zona por la que subió Diego. No sé si yo hubiera subido o no, pero no me quiero imaginar haber sido el segundo rescate del día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…