lunes, 24 de marzo de 2014

Una niña con cualidades innatas para la música


Entrando en museo de historias de Zaragoza por la puerta de la plaza San Agustín y bajando por la primera escalera visible, encontramos una exposición especial. Allí encontramos incontables formas de hacer música de forma artesana: tubos de cartón que aumentan anormalmente las ondas, copas llenas de agua a distintos niveles o latas de cerveza que contienen mas o menos piedras. Un lugar donde disfrutar como un niño con los distintos artilugios que generan sonidos, para combinarlos con genialidad de tal forma que al final surja la musica. Y es esa música la que yo he buscado tantas veces en mi, encontrando serias dificultades, propias de quien no tiene oído, de quien no nace con ese don para reproducir lo que se oye con un facilidad pasmosa. 


Y eso precisamente me encontré: una niña capaz de leer unas botellas rellenas de agua, viendo notas musicales en ellas. Minutos antes había estado yo golpeándolas, sin ningún tipo de armonía. En mi torpeza parecía un mono incapaz de utilizar herramientas, como en 'Odisea en el espacio'. Nada más dejar el palo destinado a tocarlas, de la nada apareció aquella niña, que lo cogió con destreza y lo utilizó con facilidad.


Sé que todo se puede aprender, y también sé que hay quien nace con cualidades innatas para algunas materias. Y por eso sé, que si alguna vez aprendo a tocar la guitarra como me he propuesto en muchas ocasiones, tendrá verdadero mérito, porque será fruto del trabajo y de la constancia, aunque nunca de mi facilidad de oído ni mi destreza natural con los dedos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…