viernes, 23 de mayo de 2014

Apagar las luces


Una vez escuché en la radio una entrevista a Vicente Del Bosque, actual entrenador de la selección española de fútbol. Cuando el locutor lo estaba presentando intentaba resaltar su figura humilde y humana con varios ejemplos, y uno de ellos era que cuando estaba entrenando a las categorías inferiores del Real Madrid se pasaba por los vestuarios para apagar todas las luces que se quedaban encendidas en los baños.

Esta claro que Don Vicente es un ejemplo de humildad, trabajo y cercanía, pero... ¿acaso no es eso lo que deberíamos hacer todos? ¿acaso lo normal no es apagar la luz de un baño donde ves que no hay nadie? ¿insinuaba el locutor que él no lo hacía? Pues efectivamente, eso no es lo normal. De hecho parece que tampoco es normal apagar la luz del baño que has utilizado. 

A menudo en mi trabajo apago las luces de otros baños que están encendidas porque sus usuarios son incapaces de hacerlo. Después de todo ellos no pagan la luz, ¿verdad? Yo no lo hago para ahorrar costes a mi empresa, ni mucho menos. Lo hago por el medio ambiente. Porque si uno se deja la luz encendida no pasa nada: solo es uno, y nosotros somos muchos, muchísimos. Pero es que ese uno multiplicado hace mucho. Y no cuesta nada apagar una luz.

Es un gesto, porque no vamos a salvar el planeta por apagar las luces de todos los baños del mundo. Pero ese gesto es una actitud que deriva en muchas otras cosas. Y esa actitud sí es importante, es una actitud colectiva. Olvidemos la conciencia individual, que ya esta un poco pasada de moda. Sólo vivimos en la piel de una persona, pero somos todos. ¿Que ocurre cuando alguien dice que no va a hacer algo porque nadie lo hace? Alguna vez he escrito en este blog la idea de que todos somos todos. Imaginaos que en esta vida no apagáis la luz porque nadie lo hace. Cuando morís os reencarnáis en un compañero de trabajo y decís lo mismo. Y así reencarnandoos en el resto de vuestro entorno. Así nunca se conseguirá nada, y la culpa será solo nuestra.

Hay que empezar a pensar como conciencia global, y no solo humana. Porque somos una persona, pero somos un colectivo. Porque somos de una raza, pero pertenecemos a la humanidad. Porque somos humanos, pero pertenecemos a un entorno. Porque somos ese entorno. Y lo vamos a disfrutar siempre si lo cuidamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…