jueves, 8 de mayo de 2014

Final de nuestro primer día en Beijing

Al llegar al hotel, la recepcionista ya tenía preparados los billetes para Shanghai. Que gran gestión y que buena decisión la nuestra. El camino se había hecho más largo de lo que creíamos porque los mapas de Beijing están tan comprimidos que las distancias engañan enormemente, y eso que habíamos visto cosas que desviaban la atención de nuestro cansancio. Las tiendas de lujo contrastaban con los muchachos que limpiaban los cristales de los altos edificios, lo hacían sostenidos con una sola cuerda y un arnés que venían de la parte más alta. Cualquier inspección de prevención de riesgos laborales en España les hubiera dado pal pelo.

Mercado de la seda
Yo me fui directo a la cama y me quedé plegado en seguida, mientras Pablo planeaba echarse un café, leer y ver "El pianista" a través de su potente móvil. Esa resultó ser la película más larga de la historia, porque a pesar de ser un peliculón, cada vez que Pablo se ponía a verla se quedaba dormido. Fruto del cansancio por supuesto, la peli no es aburrida ni mucho menos, sino altamente recomendable por su carácter histórico y ser una historia basada en un hecho real. Desperté dos horas después, sobre las 18h, y Pablo yacía a mi lado completamente sobado con su móvil proyectando la película para absolutamente nadie. Percibí que el resto aún no había llegado del mercado de la seda y me empecé a preocupar: con todo el cansancio acumulado era imposible que no hubieran venido ya. ¡José se había dormido en un bordillo delante de mis pesados párpados 3 horas antes! Así que pensé que tal vez se hubieran perdido, así que les llamé al móvil. Uno tras otro los teléfonos me comentaban que estaban apagados, excepto el de Jose, que me lo cogió su hermano. El pobre flipó un poco, y yo también, porque no recordaba que Jose tenía dos móviles, y que el que dejó en España estuviera encendido me desconcertó. Además él y su hermano hablan igual, así que la pregunta de "¿dónde estás?" fue bastante impactante para su hermano.

Pero al rato aparecieron en un estado próximo al éxtasis. Habían triunfado en el mercado de la seda. Todos sabemos que Jose es un gran negociador, y que en esos ambientes se mueve como pez en el agua. Además, como no sabe inglés, charlar con los vendedores en español es un placer para él, porque si no sólo habla con nosotros. Consiguió dos polos por 29€, dos forros polares por 42€ y una camiseta de la Juventus de Turín por 7€. Yohana por su parte un pantalón de chandal por 12€. Estaban muy contentos e incluso habían comido, eso sí, sin riesgos en un McDonalds.

Pablo y yo nos desperezamos y dimos una vuelta por los alrededores del hotel, y a lo que volvimos ya eran pasadas las 18h. Pensábamos ir a la villa olímpica, pero encontramos un gran impedimento: en el hotel había hora feliz, 2x1 en jarras de birra local. Las cerveza era suave y entraba que daba gusto, así que cuando nos quisimos dar cuenta se nos hizo tarde y acabamos cenando pizza en el propio hotel. En ese momento tuvimos una visita inesperada: el conductor que nos iba a llevar a la Gran Muralla china dentro de unos días se presentó en el hotel para conocernos. Todo un detalle. Bajaron Hugo y Yohana a hablar con él y los demás no nos dejamos ver. Incluso Jose se volvió a quedar dormido. El choque de culturas quedó patente cuando Yohana fue a darle dos besos al muchacho, que es amigo de una amiga de Yohana. Él hombre, que iba con su mujer, se sintió invadido en su espacio y reculó totalmente incómodo, y es que los chinos no están acostumbrados a ese tipo de saludos. Al final quedó en una anécdota, pero es curioso como las pequeñas nimiedades de una cultura, o sus costumbres, pueden ser molestas para otra.

Para terminar el día Jose, Pablo y yo salimos a pasear por los alrededores de nuevo, pero esta vez de noche. Hugo y Yohana se fueron a descansar mientras nosotros disfrutábamos de la brisa nocturna por los hutongs de Beijing, con sus timbas de cartas y sus motos eléctricas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…