lunes, 26 de mayo de 2014

Ídolos de la superación

Nunca he sido muy aficionado al baloncesto y la primera vez que vi a Larry Bird fue en un videojuego de concurso de triples. Por su cara no parecía ser de los mejores y casi nunca me lo cogía para jugar, y hasta hace poco apenas he sabido nada de lo que fue su exitosa carrera.
Las apariencias engañan mucho. Era de los mejores, y tampoco parecía que hubiera tenido una infancia tan difícil, nacido en un barrio pobre donde sus padres apenas tenían para darle de comer a él y a sus hermanos. Su padre se suicidó antes de que Larry llegara a los 18. Su única vía de escape era el baloncesto, y pasaba horas tirando a canasta y pensando como mejorar su forma de jugar. Siempre fue un ganador inconformista, pero siempre fue humilde con los suyos. Fue a la universidad gracias a su talento deportivo y no encajó muy bien con la gente de alto standing, así que buscó una universidad más acorde con su personalidad, donde acabó triunfando. Sus duelos con Magic Johnson serán recordados durante años, y los anillos que ganó y las finales que perdió.

Pero para mí lo más impactante fue que cuando dio el salto a la NBA, su hermano le reventó un dedo jugando al baseball. Ya nunca pudo tirar como lo había hecho hasta ahora, pero no se rindió. Superó sus problemas aprendiendo a tirar de otra forma, y se convirtió en el mejor tirador de la historia de la NBA. Su padre le enseñó a soportar el dolor, porque un tobillo roto no era suficiente para no ir a trabajar. Creo que es una gran historia de superación que queda un poco oculta por su brillante carrera.

Me recuerda también a otros como Garrincha, que nació zambo. Con los pies girados hacia dentro 80º, una pierna 6 centímetros mas larga que la otra y la columna torcida. Fue operado pero no quedó bien, y sorprendentemente resultó ser el mejor regateador de la historia del fútbol. Su problema se convirtió en virtud para engañar a los defensores y zafarse de ellos. Todo es creer.

Y Ronaldo, el gordito. Fue un delantero temible y veloz, imparable en velocidad durante la primera parte de su carrera. No dejó de meter goles hasta que se rompió las rodillas. Después de varias operaciones volvió a jugar, pero ya no era ese delantero espigado que entraba desde atrás. Ahora pesaba más y sus movimientos eran más costosos. Se adaptó y se convirtió en un delantero de área, especialista como ninguno en el uno contra uno, volviendo a ser uno de los mejores del mundo. Ronaldo fue dos delanteros, pero los dos buenísimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…