viernes, 13 de junio de 2014

La justicia no existe

El título de este artículo no dice la verdad realmente. Es posible que lo que quiere decir es que no existe una justicia global tal y como creemos conocerla, sino que cada uno de los seres humanos que han habitado este planeta tiene una versión distinta de la justicia. Y digo los seres humanos porque los animales no piensan si tienen lo que merecen o no, no lo valoran aunque evidentemente siempre buscan lo mejor para ellos.

Nosotros por el contrario siempre nos planteamos este tipo de cosas. Pero para que se pueda hablar de justicia siempre tiene que haber un juicio, un juez y un juzgado. Mayormente hablamos de justicia para quejarnos: "no es justo que esto me pase a mí", donde los juzgados somos nosotros mismos y el juez es la vida misma. Lanzamos nuestra queja al aire como si un ser divino o el karma fuera a escuchar nuestro lamento y se fuera a sentir culpable, poniéndose manos a la obra para arreglar la situación. En este caso como es obvio no pasara nada si no somos nosotros los que salimos de nuestra burbuja para intentar el cambio. La mayoría de las cosas necesitan esfuerzo y muchas son como una oposición: no hace falta hacer las cosas bien, sólo hacerlas mejor que los que compiten contigo por lo mismo. Ser el mejor no es tarea fácil, y somos tantos en el mundo que siempre hay alguien mejor. Alguien que se queda después del partido haciendo abdominales, alguien que se esfuerza más que tú. Así que normalmente donde vemos injusticia puede haber envidia por alguien que se ha esforzado más y que generalmente ha tenido algo de suerte.

Así que todos creemos tener un sentimiento común de saber globalmente que es ser justo, o qué es lo justo para nosotros. A todos nos gustaría salir a la vez en una carrera y con las mismas condiciones, pero nunca es así. Sí lo deseamos es porque estamos en inferioridad de condiciones, ¿o es que renunciaríais a vuestras condiciones ventajosas para intentar ganar en una carrera mas justa?, ¿verdad que no? Entonces, ¿qué pasa con los animales?

Los animales sufren nuestro concepto de justicia

Y cuando hablo de los animales estoy refiriéndome a ellos, a las plantas, al entorno, a la gaia, a nuestro planeta. Pero parece que como son seres conscientes la comparación es más fácil. Hemos nacido en este planeta con una mente privilegiada que nos permite plantearnos cosas y mejorar procesos. Nuestra mente es superior a cualquier otra especie de nuestro planeta Tierra, y pensamos que por esa razón tenemos más derecho que nuestros acompañantes de viaje. Pensamos que están a nuestro servicio, que no tienen alma, que no sufren. Los explotamos y los sacamos de sus entornos para hormonarlos y acelerar su proceso de reproducción, los arrancamos de las patas de sus madres sin piedad. No nos importan porque son inferiores intelectualmente.

Esa es nuestra justicia. ¿Era justo lo que hacía Hitler con los judíos? Para los alemanes sí. ¿Es justo lo que hacemos con nuestro entorno? Para nosotros sí.

Sacrificar la comodidad existente por le bienestar de otras especies está fuera de toda opción. Ellos viven en jaulas lo mínimo posible para garantizar que nosotros vivamos muchos años sin sufrir. Para poder oler bien con colonias de más de 70€ o para tener 14 pares de zapatos. Que genial. Y si se cae una niña en un parque la culpa es de un perro que va suelto. ¡Que corran los niños y no los perros!

13 caballos muertos en el Rocío


¿Estamos dispuestos a renunciar pues a ciertos lujos para hacer una carrera por la vida justa con ellos? Por supuesto que no, porque somos los que llevamos ventaja. Pero tampoco tenemos piedad con nuestros compañeros humanos.

El mundial de Brasil

La afición por el fútbol recorre el globo terráqueo. En Brasil lo saben muy bien porque son el país que más veces ha ganado la copa de campeones del mundo. Antes eran jugadores de una técnica sublime, pulida por sus futbolistas en los recovecos más pobres del país: en chabolas, en las calles, en las playas. Muchos veían en el fútbol la única forma de escapar al hambre, haciéndose famosos y fichando por algún equipo europeo que les pagase tanto dinero para poder comprar la ciudad entera. Esos chiquillos pasaban horas y horas jugando y llegaban a ser muy buenos, y por eso se ganaron esa fama.

Hoy por hoy los futbolistas brasileños son otra cosa. No son tan técnicos y emplean más la fuerza física porque los grandes clubes europeos se los traen al viejo continente antes de que cumplan 10 años. La globalización lo hace todo mucho más fácil y en cuanto destaca un crío se lo traen. Los futbolistas brasileños están europeizados. 

El fútbol ha dado mucho a una nación que tiene demasiada población viviendo en la pobreza. Esos humildes antiguos futbolistas brasileiros daban esperanza a los pobres niños, pero ahora todo ha cambiado. El fútbol trae a Brasil violencia y abuso. Se dice que para poder albergar este evento se han matado niños indigentes para limpiar las calles. ¿Os parece justo?

Y mientras se manifestaban en las calles las gentes que no tienen ni para comer, sus dirigentes se gastaban auténticas millonadas en estadios y en infraestructuras. Pero a ellos les da igual, total no están en las mismas condiciones ni piensan renunciar a ellas. Que les jodan a los pobres y a aprovechar este boom de turismo y construcciones. Comisión va, comisión viene. Los pobres más pobres, los ricos más ricos. Eso es justicia.

Se supone que vamos evolucionando con los años. La expresión típica de "que ya estamos en el siglo XXI" presupone un civismo a la humanidad que no tiene.

La justicia en la antigüedad

Cuando apredrean a una niña en África por llevar pantalones es como cuando quemaban en la hoguera a las mujeres que creían brujas. Son cosas que se hacen en masa porque es lo justo y todo el mundo lo cree. Hay que dilapidar a esa mujer porque se ha casado con un cristiano, y aquí somos todos musulmanes. Hay que acabar con aquel tío que dice que la Tierra es redonda, ¡que sacrilegio!

Ahora vemos las cosas claras respecto a esos temas, porque nos parecen lógicas. Nos ha cambiado nuestra perspectiva de la justicia, que no es un concepto universal. Por eso ahora seguro que seguimos equivocándonos como hace decenas de miles de años y tenemos el concepto de justicia atrofiado por nuestro ego y nuestro ansia de poseer. 

Seguro que en el futuro otras generaciones verán las barbaridad de hoy en día como auténticos crímenes contra nuestro entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…