miércoles, 25 de junio de 2014

El Proyecto 333


Ya hace un par de semanas que me metí de lleno en el Proyecto 333. Se trata de una forma de vivir con la menor cantidad de ropa posible, y no se refiere a ir desnudo por la vida. El objetivo principal es simplificar nuestra vida al máximo de acuerdo con la siguiente afirmación:

Todo lo que posees representa un gasto para ti. Aunque no lo utilices está ocupando un espacio, y el espacio hoy en día se paga.

Reconozco que cuanto leí del proyecto me gustó. La idea es vivir en un periodo de 3 meses con tan solo 33 prendas, y en las que los pares de zapatos cuentan como una prenda. Se trata de un proyecto con las reglas bien definidas, aunque soy partidario de que cada uno lo haga a su manera. El día que me puse a eliminar prendas tuve que tomar decisiones sumamente difíciles para mí, y aunque intenté convertirme en un ser sin sentimientos con mi ropa, reconozco que no pude bajar de 38 prendas. Pero llené tres bolsas de basura de tamaño grande con la ropa que ya no iba a utilizar. Las tengo aún en mi posesión para que mis familiares decidan si quieren quedarse con algo, y después las llevaré al refugio para que las distribuyan a las personas que no tienen recursos.

Pienso que cada uno debe adaptar las reglas a su modo, y por eso no he contado la ropa de montaña. El objetivo es poseer menos y tener menos opciones al elegir que ponernos cada día, para así tener menos preocupaciones y vivir con sencillez. No se cuenta la ropa del gimnasio ni el pijama porque no es algo que me vaya a poner en el día a día. Y si me compro algo, otra cosa de la lista debe dejar su sitio a las nuevas adquisiciones. No vamos a vaciar nuestro armario para volverlo a llenar, ¿no?

¿Os animáis? Las cazadoras y jerseis pueden guardarse para formar parte de las 33 prendas de los 3 meses siguientes. Intentadlo y os daréis cuenta de la cantidad de ropa que no os ponéis, e incluso descubriréis prendas que teníais olvidadas o que no encontrabais. Los sentimentalismos juegan en nuestra contra porque habrá prendas que tendrán un significado para nosotros, pero ese sentimiento está en nuestra cabeza y no en la tela de la prenda. Nosotros decidimos recordar esos momentos, y descartar ese elemento no quiere decir que no apreciemos los momentos vividos con ella. Sé que es duro, pero... ¿por qué vivir con lastres? ¿soltamos las amarras?

Proyecto 333

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…