lunes, 29 de septiembre de 2014

Relatos en cadena

Los lunes a las 18h de la tarde hay una sección dedicada a los aficionados a la escritura en el programa La Ventana de la Cadena Ser. Resulta entretenido porque recomiendan algunos libros y luego dan paso a un concurso de relatos en cadena. Se trata de escribir en unas 100 palabras un texto que comience con una frase obligatoria, lo que condiciona enormemente la dificultad semanal.

Yo he participado un par de veces, y como no he tenido suerte al no ser seleccionado voy a poner aquí mis relatos para que no queden en el olvido. Es difícil ser seleccionado porque todo esto resulta ser muy subjetivo y además hay bastante nivel. Se suelen presentar cientos de escritos de gente muy preparada, aunque eso es una motivación más.

Ahí van mis dos relatos:

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo, pero me encanta como se pinta. Ayer, sus intensos labios rojos decoraban la sonrisa mas deseada al otro lado de la barra. Gustaba, se gustaba y lo sabía. Yo la miraba desde una mesa, embriagado por su carismática presencia, envidiando a aquellos que atraían su atención aunque fuera unos minutos. Hace años que trabajamos en la misma oficina, pero aquí todo es diferente. Para mí sigue siendo la misma mujer magnética de ayer por la noche a pesar de que la felicidad ya no se dibuje en su cara. Hoy puede ser el día en el que me arme de valor y le diga: Manuel, tienes un minuto?

"Deberías airearte un poco. Relájate y piensa en otra cosa" me decía. Pero yo no podía estar tranquila. Llevábamos demasiado tiempo viajando y sin saber el destino. "¿Cómo puedes estar tan tranquila sin saber a donde nos llevan?" le pregunté. "¿Acaso estás nerviosa todos los días?" respondió. "Pues no..." contesté dubitativa. "¿Y sabes hacia donde va este viaje que es la vida?". La miré pensativa, como si una luz se hubiera encendido en mi cabeza. Me invadió la calma momentos antes de que el camión se detuviese, habíamos llegado por fin. A través de las rejas podíamos leer el cartel que anunciaba nuestro destino final, el matadero. Finalmente le dije "Por fin, salgamos de esta pocilga..."

jueves, 18 de septiembre de 2014

Bidirección cuerpo-mente


Está más que demostrado que la conexión entre nuestro cuerpo y nuestra mente es bidireccional. Esto quiere decir que lo que pensamos se plasma directamente en nuestro lenguaje corporal y verbal, pero también al revés, es decir, si actuamos de una determinada forma durante un tiempo prolongado puede tener consecuencias en nuestro modo de pensar.

Eso es importante porque, si os fijáis cuando alguien mantiene una conversación con otra persona, se puede descifrar su estado mental. Si cruzan los brazos, se meten las manos en los bolsillos o se balancean es un claro síntoma de inseguridad. Si por el contrario se les ve relajados ocupando un amplio espacio denota una gran seguridad.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Cómo lucho contra la resaca


Salir de vez en cuando es fundamental para mantener el equilibrio en mi status quo. La rutina se nos come entre semana y es necesario reencontrarse con amigos durante el finde para poder desconectar. Lo que ocurre es que algunas veces se nos va la mano con la cervecita o con los cubatas y al día siguiente no valemos un duro.

Existen dos modos de combatir esa sensación tan agobiante que es la resaca: podemos prevenirla y podemos combatirla una vez que la tenemos encima. Prevenirla es difícil porque hace falta sangre fría para no dejarse llevar por el jolgorio del momento, pero siempre es bueno tomarse un botellín de agua o una coca-cola cada dos consumiciones alcohólicas. Yo lo he intentado, pero no es fácil. Sin embargo si lo hacéis lo notaréis notablemente al día siguiente, comprobado. Hay gente que se toma protectores de estómago antes de salir, pero nunca me ha gustado automedicarme, así que no lo hago.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La que siempre nos juzga


Siempre queremos lo mejor para nosotros mismos. Nuestra intención es siempre mejorar, y lo proclamamos a los cuatro vientos. Comentamos con nosotros mismos o con los demás que a partir de ahora vamos a... hacer más ejercicio, comer más sano, no mordernos las uñas...

Pero luego la cosa se complica. Existe una comunicación con la mente que es muy importante y que suele fallar muchas veces. Nuestra mente todo lo ve y todo lo sabe. No se olvidará de que hemos sido débiles en un momento determinado. Es capaz de echar un objetivo por tierra por un pequeño detalle.

Es el peor de los examinadores porque va siempre con nosotros. Además nuestro inconsciente lo percibe todo, así que encima es más atenta que nosotros. Pongamos un ejemplo.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Más cerca del minimalismo

Gran oportunidad la de mi mudanza para acercarme más al minimalismo. Ya tengo toda mi casa montada, sólo me falta que me den la luz... pero no me voy a quejar de eso. El caso es que me he deshecho de multitud de ropa, y de multitud de otras cosas.

Es complicado deshacerse de cosas que han significado algo para ti en tu vida. Yo lo estoy haciendo por pasos a los que denomino "cribas". Como apenas he tenido tiempo para hacer las cribas tranquilamente en mi antigua casa, lo he llevado todo a la nueva. Es allí donde cada día vuelvo a la carga para llenar bolsas y bolsas de cosas que no utilizo.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Evaluación continua


Hoy es mi cumpleaños. Es una fecha señalada en el calendario por todos. Me refiero al cumpleaños de cada uno, no al mío.

Parece que cuando cumplimos años tendemos a hacer borrón y cuenta nueva. Pero también lo hacemos el primer día del año, a la vuelta de vacaciones o todos los lunes. Siempre queremos empezar de nuevo y olvidar un poco lo que hemos hecho hasta ahora. Buscamos cambiar y mejorar, y para ello nos impulsamos con marcas en el calendario. Esas marcas son hitos ficticios creados por nuestra cultura, pero en realidad no existen.

lunes, 1 de septiembre de 2014

No se puede ni mear tranquilo


Entro a un baño público y observo como en el retrete de al lado cae agua sin parar. El dispositivo que activa la cadena está atascado. Lo empujo y vuelve a su estado normal, pero el agua sigue cayendo. Entro al baño contiguo, y mientras meo va cesando el sonido de al lado. Siento un extraño bienestar, una sensación reconfortante de un trabajo bien hecho, de hacer lo que es debido.

Pienso en esa sensación. Para mí cortar el agua de un baño es una buena acción. Eso me produce bienestar. Es algo subjetivo. Me asusta. Me asusta que esa sensación de bienestar dependa de las ideas que tengo en mi mente. Me asusta que el ser humano pueda sentirse reconfortado por creencias erróneas.

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…