lunes, 29 de septiembre de 2014

Relatos en cadena

Los lunes a las 18h de la tarde hay una sección dedicada a los aficionados a la escritura en el programa La Ventana de la Cadena Ser. Resulta entretenido porque recomiendan algunos libros y luego dan paso a un concurso de relatos en cadena. Se trata de escribir en unas 100 palabras un texto que comience con una frase obligatoria, lo que condiciona enormemente la dificultad semanal.

Yo he participado un par de veces, y como no he tenido suerte al no ser seleccionado voy a poner aquí mis relatos para que no queden en el olvido. Es difícil ser seleccionado porque todo esto resulta ser muy subjetivo y además hay bastante nivel. Se suelen presentar cientos de escritos de gente muy preparada, aunque eso es una motivación más.

Ahí van mis dos relatos:

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo, pero me encanta como se pinta. Ayer, sus intensos labios rojos decoraban la sonrisa mas deseada al otro lado de la barra. Gustaba, se gustaba y lo sabía. Yo la miraba desde una mesa, embriagado por su carismática presencia, envidiando a aquellos que atraían su atención aunque fuera unos minutos. Hace años que trabajamos en la misma oficina, pero aquí todo es diferente. Para mí sigue siendo la misma mujer magnética de ayer por la noche a pesar de que la felicidad ya no se dibuje en su cara. Hoy puede ser el día en el que me arme de valor y le diga: Manuel, tienes un minuto?

"Deberías airearte un poco. Relájate y piensa en otra cosa" me decía. Pero yo no podía estar tranquila. Llevábamos demasiado tiempo viajando y sin saber el destino. "¿Cómo puedes estar tan tranquila sin saber a donde nos llevan?" le pregunté. "¿Acaso estás nerviosa todos los días?" respondió. "Pues no..." contesté dubitativa. "¿Y sabes hacia donde va este viaje que es la vida?". La miré pensativa, como si una luz se hubiera encendido en mi cabeza. Me invadió la calma momentos antes de que el camión se detuviese, habíamos llegado por fin. A través de las rejas podíamos leer el cartel que anunciaba nuestro destino final, el matadero. Finalmente le dije "Por fin, salgamos de esta pocilga..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…