viernes, 24 de octubre de 2014

Enfadarse es estar loco

Enfadarnos es parte de naturaleza. Es normal que nos enfademos de vez en cuando, porque es un modo de sacar a fuera todo lo que nos reconcome por dentro. Pero... ¿no os habéis dado cuenta de que enfadarse por tonterías es estar completamente loco?

Pues a esa conclusión he llegado yo esta semana. Cuando nos enfadamos nos olvidamos de que vamos a morir algún día. Nos olvidamos de que cada segundo es único y que cuando pasa ya no vuelve. Al olvidarnos de esto actuamos como si fuéramos inmortales, alejándonos de la realidad por completo. ¿Acaso estar fuera de la realidad no es estar loco?

El lunes fui a jugar un partido de fútbol en el que perdimos estrepitosamente. Como a todo el mundo, no me gusta nada perder, y más cuando es con claridad. Además hubo una jugada en la que toqué fondo: un jugador del otro equipo me hizo un caño, y yo cabreado volví con toda mi rabia para llevarme otro túnel todavía más humillante. Y a eso le sumamos las mofas del banquillo contrario. Pedí el cambio unos minutos después, y entonces me puse a pensar en que no estaba enfadado: estaba LOCO!

Ese pensamiento mágico hizo que mi rabia se rebajase a cero, y entonces volví a estar cuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…