jueves, 26 de marzo de 2015

La interminable espera del vuelo a Chiang Mai

En el taxi
Amanecimos a las 8 a pesar de que ya sabíamos que debíamos levantarnos antes para coger un tren que nos llevara al aeropuerto de Don Muang a tiempo para coger nuestro vuelo. Dejamos el Loftel22 después de recoger nuestra fianza de 100 Bahts y nos dirigimos a la estación de Hua Lamphong. Llegamos en 10 minutos andando y fuimos a los mostradores para comprar un billete de tren, pero no sabíamos en que fila nos teníamos que poner. En seguida, una super atenta trabajadora se nos acercó preguntándonos donde queríamos ir, y nos llevó a la fila indicándonos que el próximo tres salía a las 9:20. Nuestro vuelo salía a las 11:30 y el trayecto duraba una hora. Escaso margen para coger un vuelo en un aeropuerto desconocido. En esa tesitura decidimos abandonar la fila y buscar un taxi. El aeropuerto no estaba tan lejos, pero supongo que ese tren paraba cada 300 metros.

Al salir una avalancha de taxistas se nos echó encima, y al final pactamos el trayecto por 400 Bahts, 100 menos de lo que nos solicitaba inicialmente. Eso sin contar los peajes de la autopista, que los paga el cliente y no entra dentro del precio. Añadimos 50 Bahts a esa suma. Llegamos en una media hora y pasamos el check-in sin ningún tipo de problema. Desayunamos tranquilamente porque íbamos bien de tiempo y nos fuimos a buscar nuestra puerta de embarque. Y allí empezó la locura. Nos cambiaron la puerta de embarque como cuatro veces. Thai Lion Air era la compañía con la que habíamos contratado ese vuelo de Bangkok a Chiang Mai, y llegado el momento de embarcar nuestro vuelo quedó marcado como "delayed" (retrasado). Todos los de la fila preguntamos a las muchachas de la compañía y nos dijeron que por condiciones climáticas no se podía embarcar: por lo visto en Chiang Mai hacía una niebla que impedía el aterrizaje de aviones. ¿Cuando se embarcaría? No lo sabían, quizá al medio día, quizá por la tarde, o quizá por la noche. No nos daban respuesta. Un americano que viajaba con su novia le enseñó la predicción del tiempo que Google le había dicho a su móvil: un sol radiante. La chica de Thai Lion Air prefirió mirar a otro lado como si el móvil le fuera a morder, como si Google tuviera la última palabra sobre el tiempo que hace, o como si supiera que en Chiang Mai brillaba el sol y la habían descubierto.

Pero tarde
De repente las muchachas de la compañía desaparecieron, y nosotros ya no sabíamos a quien preguntar. Afortunadamente teníamos controladas a las personas que hicieron la cola con nosotros y que sabíamos que viajaban en el mismo avión. Nos fuimos a comer algo y con la comida en la mano, en las pantallas ponía que nuestro vuelo embarcaba. Fuimos corriendo, pero era falso. Ni rastro de nadie de la compañía. Al rato aparecieron para darnos tickets de comida gratis para el McDonalds del aeropuerto. Los cogimos y nos fuimos a comer, que era lo único que podíamos hacer. A media tarde parecían desaparecer algunos de los que volarían con nosotros, en busca de otras opciones para llegar a la ciudad norteña, o quizá buscando otro destino, o renunciando a volar. El caso es que otras compañías sí embarcaban hacia Chiang Mai, como por ejemplo Air Asia, algo que nos mosqueó bastante.

Al final, tras ver como muchos vuelos embarcaban hacia allí (incluido uno de la misma compañía programado para más tarde que el nuestro), y después de interminables ocho horas de espera, embarcamos. Tras el control de pasaportes la gente corría al autobús que nos llevaría al avión como los de operación triunfo cuando les dicen que continúan en la academia. Finalmente entramos en el avión y nos sentamos, pero había mucho hueco libre de gente que se rindió a la espera, quizá suponiendo que el vuelo acabaría cancelado. Ya sentados el avión tardó mucho en arrancar, como media hora, lo que reavivó el cabreo mayúsculo que ya llevábamos. En conclusión, si ya teníamos poco tiempo para ver Chiang Mai, ahora teníamos menos. Habíamos perdido un día gracias a Thai Lion Air, algo que no nos hubiera ocurrido si hubiéramos reservado con Air Asia. Llegamos a Chiang Mai sobre las diez de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!!

Post Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger…